Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

Nunca tantos hicieron menos con más. Cuánto más tienen, peor hacen

Nunca tantos hicieron menos con más. Cuánto más tienen, peor hacen

El sueño del ‘Dircom’. Los dircom (jefes de comunicación en dialecto neocon) de los clubes de fútbol sueñan con despertarse un día en el que ya no exista internet y que todo sea maleable a su gusto como antaño. Cuando bastaba con tener contentos a dos diarios, una tele y tres radios y que cualquier portada (por escandalosa que fuera) podía controlarse con honrosas excepciones. Pero resulta que los tiempos han cambiado. Y existe una opinión más pública que publicada que también afecta al día a día de las entidades. Y mira por dónde, ha resultado que esta opinión incontrolada ha acabado por resultar la principal obsesión de los nobles gabinetes de los grandes equipos. Con lo tranquilos que vivían.

Cuatro llamadas. En Barcelona, la junta de Sandro Rosell se ha disparado en un pie tomando una decisión que, sin ser descabellada, se ha comunicado de la peor manera posible. Lo de no dejar entrar a los niños en el estadio es una polémica que, sin internet, se hubiera silenciado con cuatro llamadas bien escogidas. Me consta que las hicieron, pero no bastó. Internet les arrasó.

Mismas armas, menos resultados. Es sorprendente que los grandes clubes de fútbol, con sus consejos de comunicación, sus directores de media, sus jefes de prensa, sus jefes de gabinete, sus directores de publicaciones y sus asesores de mandangas varias salgan goleados en esta guerra contra los internautas de a pie. Tienen las mismas armas -o más- que los emboscados de la red (Twitter, Facebook, blogs, columnistas cercanos, medios oficiales, tele oficial etc...) pero sacan menos partido. ¡Y son legión! Sepan que hay más gente en el departamento de prensa de un club de elite mirando internet y apuntado tuiteros malos, que en la General Motors apretando tuercas. Aún así, no controlan el debate social. Controlan a cuatro columnistas. Nunca tantos hicieron menos con más medios.

Retorno al balón. El Barça y el Madrid tiene problemas generados desde dentro. A unos les ha salido un rigor legalista contra los niños que viola una tradición y a los otros les ha venido de nuevo el complejo de “la prensa no me quiere”. Que sepan que gracias a internet el debate les supera y que por mucho dircom que pongan para arreglarlo, eso sólo se arregla con goles.

Comentarios

Comentarios no disponibles