Un equipo que llega sin presión

Un equipo que llega sin presión

Para mí, como para cualquier aficionado o incluso los futbolistas, es un placer venir al Bernabéu, a la casa de uno de los mejores clubes de la historia. El Copenhague jugará liberado de cualquier presión. Después de un inicio de liga muy malo y de soportar los comentarios en su contra en Dinamarca, poca gente cree en mi país que podamos plantarle cara al todopoderoso Madrid. Los jugadores saldrán a disfrutar, y eso puede hacerlos más peligrosos. Hay varias causas que explican el mal momento del Copenhague. Primero, que vendió al Cardiff por 10 millones de euros a su goleador, Cornelius. El equipo lo está acusando. Por otro lado, se están cometiendo fallos puntuales, del portero, en defensa, y hay una corriente de opinión de que el equipo, que cede demasiadas ocasiones, necesita más pulmón en el centro del campo. Claudemir es, en teoría, el stopper. Delaney, joven y con excelente futuro, no parece tan fuerte físicamente..

La visita a Madrid se ha convertido en una especie de acontecimiento deportivo en Dinamarca. Para mi gusto, Madrid y Barcelona se reparten los aficionados, aunque en los últimos años han crecido notablemente los del Barça . No es de extrañar por el juego que vienen haciendo. Hay que reconocer que, con Mourinho, el fútbol de los blancos no era de lo más vistoso. Todavía Laudrup sigue siendo una referencia, como también resulta cómico que Gravesen tuviera la oportunidad de jugar en el Madrid.

Tobias Matthiesen es redactor del periódico Borsen.

Comentarios

Comentarios no disponibles