Madrid, 47 años después

Madrid, 47 años después

Madrid está por cuarta vez en la carrera olímpica. Por ello iniciamos un serial de las cuatro candidaturas. De la primera, para los Juegos de 1972, poca gente se acuerda. Más debido a que se hizo poco ruido, a que hayan pasado 47 años. Fue el 26 de abril de 1966. Pese al escaso entusiasmo de la propia candidatura, Madrid, con 16 votos, quedó a 15 de Múnich, por delante de Montreal y Detroit. Después no quiso volver a saber nada. Hizo bien. Vinieron tiempos oscuros para el movimiento olímpico. Munich 72 vivió el atentado de Septiembre Negro, Montreal 76 fue una ruina, Moscú 80 y Los Ángeles 84 sufrieron sendos boicoteos, Para 1988 sólo se presentaron Seúl y Nagoya. Y luego vinieron los compromisos, es decir, las elecciones prácticamente a dedo.

En 1992 tocó Barcelona, porque era la ciudad de Samaranch. En 1996, centenario de los Juegos modernos, tenían que haberse ido a Atenas, pero la ciudad no ofrecía garantías. Se fueron entonces a Atlanta, sede de algunas empresas patrocinadoras del COI. En 2000 los quiso Pekín, pero Samaranch también decidió que era mejor esperar unos años, y se los dio a Sydney. En 2004 y 2008 se pagaron las deudas con Atenas y Pekín. A partir de ahí se abrió un nuevo periodo, ya más democrático, en el que entró Madrid. Dejó de haber ciudades favoritas y comenzaron a darse las sorpresas: Londres se llevó los Juegos de 2012, y Río los de 2016. Madrid, en ambas ocasiones, estuvo cerca. Lo que nos sucedió se lo contaremos en los próximos días.

Comentarios

Comentarios no disponibles