The Queen: "Cuando no sepáis qué regalarme..."

The Queen: "Cuando no sepáis qué regalarme..."

Un chisme de palacio (castillo de Windsor, por supuesto, que no Buckingham), desvela uno de los caprichos de la Reina Isabel II, a quien no le importa orientar a sus complacientes: "Cuando no sepáis qué regalarme, obsequiadme con lo más hermoso: un caballo de carreras". Eso fue lo que hizo su amigo el Aga Khan, príncipe de los ismaelitas y uno de los más grandes propietarios y criadores de purasangres de todo el mundo. Hace unos años, el Aga Khan le regaló a la Reina a Estimate, una potrilla hija de Monsum que había nacido en una de sus yeguadas. Isabel II ha ganado muchas carreras, pero nunca la Copa de Oro, la mítica carrera que se disputa en el hipódromo de Ascot, a seis millas del castillo de Windsor, de propiedad real, y donde asiste cada día de los cinco que dura el meeting (Royal Ascot). Ayer ganó Estimate e Isabel II se convirtió en el primer monarca reinante que gana la Copa de Oro.

La actual Reina heredó de su progenitora, la Reina Madre, el amor por el purasangre. A la Reina Madre, la carrera que más ilusión le hacía ganar era el Grand National. En 1956 estuvo a punto de conseguirlo, pero cuando su caballo, Devon Loch, iba primero y sólo le faltaban 50 metros para la meta, vio una valla imaginaria y saltó, cayendo de barriga y abierto de cuatro patas. Le pasaron todos. Dicen que la Reina lloró durante días. Iba a ser la primera vez que un caballo propiedad de la familia real se disponía a ganar esa mítica carrera. La Reina Madre murió a los 101 años, en 2002, sin haber podido ganar nunca el Grand National. Se desconoce si su hija vivirá tanto tiempo, pero sí que morirá habiendo cumplido su sueño: ganar la Copa de Oro de Ascot.

Comentarios

Comentarios no disponibles