Competición
  • Champions League

Algo debió hacer mal el Madrid

Algo debió hacer mal el Madrid

El Olympiacos celebra la Euroliga mientras el Madrid se lame las heridas. No se puede decir que el resultado fuera injusto. Si un equipo mereció ganar, ese fue el Olympiacos. Pero algo debió de hacer mal el Madrid cuando dejó escapar el 27-10 con el que finalizó el primer cuarto. El Madrid, en ese periodo, fue un vendaval de juego, de actitud y de velocidad. A los jugadores se les veía capaces de comerse el mundo; como les salía todo, se crecieron y entraron en ese estado de gracia en el que la canasta se vuelve gigante. Tal es así que ese primer cuarto se cerró con ocho puntos de Llull, otros tantos de Rudy, cinco de Mirotic, cuatro de Begic y dos de Suárez. Pero tocó hacer rotaciones, ese primoroso cinco titular tuvo que dejar el sitio a otro nuevo, y...

Pues que el cinco formado por Sergio Rodríguez, Carroll, Suárez, Reyes y Slaughter tardó cinco minutos en anotar una canasta, además de dos tiros libres. El Olympiacos tuvo fácil reducir diferencias. El maestro Ferrándiz escribió tras el partido: "El cambio masivo de jugadores enfrió la inspiración". Mensajes de otra autoridad del baloncesto: "¿Por qué los entrenadores cambian a los jugadores cuando las meten?". "Los tiradores cuando vuelven del banquillo ya no tienen puntería". "¡Qué forma de perder! ¿Tan difícil es que jueguen los buenos?". Llull y Rudy, por cierto, sólo jugaron 31 minutos. Menos que Spanoulis y Law. Ese mismo día, en la NBA, Barnes y Thompson, de Golden State, lo hicieron durante 51, porque hubo prórroga. Y esta noche vuelven a jugar.

Comentarios

Comentarios no disponibles