Competición
  • Champions League

Ante el desastre, las Redes retratan dos maneras de ver la vida

Ante el desastre, las Redes retratan dos maneras de ver la vida

La Marca España. Llevan tiempo los señores que nos mandan obsesionados en convencernos que en vez de ciudadanos somos agentes comerciales. Han dejado de hablar de una cultura diversa para centrarse en algo tan etéreo como es La Marca España. Y yo que pensaba que vivía en un país y no en unos grandes almacenes. Pero si quieren un ejemplo de lo que es la Marca de marras bastaba con darse una vuelta por lo que pasó en las redes sociales tras las debacles germanas de Barça y Madrid.

El Barça. En el Barcelona, el tiempo se paró. Tras una era esplendorosa, llegó la derrota que adorna a un equipo de leyenda. Los héroes, mueren en la acción tras ganar batallas por todo el mundo. En vez de echar la vista atrás y decir, “vamos a volver a levantar el imperio, porque sabemos la fórmula de la Coca-Cola”, la gente se tiraba de los pelos. Se señalaron culpables, se propusieron fichajes y se puso en duda el modelo.

El Madrid. La bofetada al Madrid llegó 24 horas después, pero la reacción en la Red fue contraria a la de los vecinos. Sin haber ganado una cuarta parte que los del Barça en todos estos años, se vinieron arriba en un decir Jesús. En vez de cuestionarse miserias, confianza total en el equipo. “La remontada es posible. A por ellos”.

Trabajo para Juanito. La Encuesta de Población Activa nos daba ayer el bofetón más grave. España tiene más de seis millones de parados y al único que le buscan trabajo es al Espíritu de Juanito, que el pobre no puede reposar tranquilo. Cada dos por tres le llaman a que acuda al rescate. En el Barça, de momento (todo llegará) a nadie se le ha ocurrido mentar “las noches mágicas”.

Reírse del vecino. Fue significativo ver cómo la Marca España se caracteriza por la capacidad de reírse del vecino sin tener la previsión de lo que puede acontecer. Los del Madrid no ahorraron mensajes más o menos divertidos contra el Barça tras el 4-0, que acabaron siendo un boomerang. Los del Barça, horas después hicieron lo mismo. Queda por ver si alguien ríe el último o, como me temo acabarán todos llorando.

Vivir al día. Todo remite a lo que es hoy España: Vivir al día. “Si hoy me río, mejor. Que mañana no sabré que carta me llega del banco”. Eso sí que es Marca España.

Comentarios

Comentarios no disponibles