Los libros tenían razón

Los libros tenían razón

De pequeños estudiábamos que España es el segundo país más montañoso de Europa -el primero es Suiza-, y nos parecía mentira. Llegaba la Vuelta a España, y siempre se subían los mismos puertos: los Lagos, Sierra Nevada, Navacerrada, Pajares, el Escudo... Como si no hubiera más. Llegaba el Tour, y Francia no sólo nos ganaba en montañas más altas -gracias a los Alpes-, sino también en cantidad. Pero la cosa está cambiando. Aquí nos hemos puesto a buscar subidas para la Vuelta, y no paramos. Hoy les presentamos Peñas Blancas, en Málaga. No se trata de un final en cuesta, sino de algo más serio. La verdad es que los libros tenían razón. En España, en cuanto uno escarba, encuentra subidas para aburrir. Sólo hay que querer encontrarlas.

La Vuelta lo lleva queriendo desde hace diez años, cuando descubrió el Angliru e incorporó también la Covatilla y la Pandera. A partir de entonces las novedades con cierta enjundia no han parado: Velefique y Calar Alto en 2004; la Bola del Mundo, Cotobello y el muro de Valdepeñas de Jaén en 2010; Ancares y la Farrapona en 2011; Cuitu Negro y la Gallina en 2012, además de Ézaro y la incorporación de Arrate. Este año se estrenan Peñas Blancas y Haza Llana, ésta en Granada. La mejora de las infraestructuras ha ayudado a acceder a las alturas, y actualmente hay mucho y bueno donde elegir para hacer una Vuelta interesante y que además nos ayude a conocer mejor España. Esa España como segundo país más montañoso de Europa.