Ahora se echa en falta a Villa

Ahora se echa en falta a Villa

Casi podría decirse que caer como anoche lo hizo el Barcelona es hacerlo de pie. Sin doblar la rodilla. El equipo de Pep se lo dejó todo en el campo: monopolizó la posesión, puso el menor número posible de defensas sobre el terreno de juego y trató de que el balón volara a una velocidad de vértigo. Más no se podía hacer. Pero le falta gol. O, mejor dicho, ya hace tiempo que el Barça no ve portería con la misma facilidad como lo hacía en temporadas anteriores.

En noches como la de ayer es cuando se echa en falta a un delantero como Villa. Cuando se lesionó en la semifinal del Mundial de Clubes, el ambiente general que se respiraba entre el barcelonismo era que su baja no era demasiado dramática. El asturiano no pasaba por su mejor momento, pero aquello coincidía con el mejor momento de Leo Messi que batía récords y récords sin cesar. Pero, ciertamente, los goles del Guaje se han echado en falta en un tramo de la temporada que se ha hecho muy larga a los barcelonistas.

A Messi, que también es humano, le ha faltado un socio en este rush final: fundidos físicamente los goleadores Xavi y Cesc, desaparecido en combate Pedro, y lesionado Villa, sólo Alexis ha aguantado dignamente el tipo. Lo que en Japón era una anécdota en abril ha sido una catástrofe.