Competición
  • Copa del Rey
  • Final ATP World Tour
Copa del Rey
FC Andorra FC Andorra AND

-

Andratx Andratx CDA

-

Becerril Becerril BEC

-

Urraca Urraca URR

-

Tolosa Tolosa TOL

-

Pontellas Pontellas PON

-

Comillas Comillas COM

-

Barquereño Barquereño BRQ

-

Fraga Fraga FRA

-

Peña Azagresa Peña Azagresa PAZ

-

Melilla CD Melilla CD MEL

-

Lobón Lobón LOB

-

Ramón y Cajal Ramón y Cajal RYC

-

El Palmar El Palmar ELP

-

Intercity Sant Joan d'Alacant Intercity Sant Joan d'Alacant INT

-

Gran Tarajal Gran Tarajal GTA

-

El Álamo El Álamo ELA

-

Pedroñeras Pedroñeras PED

-

Club Atlético Antoniano Club Atlético Antoniano ANT

-

Atlético Porcuna Atlético Porcuna ATP

-

Final ATP World Tour
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
-
alexander_zverev Alexander Zverev Alexander Zverev
-

Sobre gatos, tigres y dragones

Sobre gatos, tigres y dragones

La indolencia desilusiona al Bernabéu, un estadio donde la categoría de un futbolista tiene que pasar no sólo un control de calidad sino también una prueba de implicación. El madridismo pide siempre un aprobado en las dos asignaturas. Reclama grandes jugadores y espera que además sufran como un auténtico aficionado. A partir de ahí, hablamos.

Hay raras excepciones. Se dan sólo cuando la clase del pelotero es tan descomunal que convalida la falta de carácter ganador que Di Stéfano incrustó en el escudo y desde entonces se reclama a todo aspirante a estrella blanca. Benzema fue gato por incomparecencia mientras el idioma, las pubalgias, las suplencias y los juicios por proxenetismo no le permitieron presentarse al examen. La calidad se intuía, pero no era suficiente aún para olvidar que el chaval seguía pareciendo el niño despistado de una banda de gamberros de barrio.

La calma vino bien para descubrir al tigre escondido. La calma, los consejos de Zidane, y la resistencia. No hay que explicarle a un francés ese valor. Lo maman desde críos. Y en la escuela del Olympique de Lyon, la Academia Tola Vologe, más. El mito de Vologe, asesinado por su lucha contra los nazis, impulsor del deporte en la ciudad de Benzema, pide resistir. Con la paciencia, los goles, los quiebros en carrera, los controles imposibles y la sensación de que combina bien con todos y con cualquiera, ahora el tigre lo intenta todo: saca fuego y va para dragón como en la película de Ang Lee, donde las artes ocultas valen más que las evidentes. El Bernabéu ya ni siquiera le pide que ponga cara de cabreo, como a otros. ¿Indolencia, qué indolencia?