La teoría del hijo único

La teoría del hijo único

Camacho y su equipo técnico (a Pepe Carcelén, Ricardo Gallego, Fernando Gaspar se les ha unido en las últimas semanas Alfonso Fraile) manejan una teoría que explicaría la falta de competitividad de los futbolistas chinos. En China, la mayoría de las familias sólo tienen un hijo, por el plan de natalidad que se estableció tras la muerte de Mao para controlar la mil millonaria población del gigante asiático. Además de la permanente atención de sus padres, ese hijo único cuenta con el agasajo permanente de cariño de cuatro abuelos con dedicación exclusiva para su único nieto. A esos millones de niños mimados, como suele ser el estereotipo de los hijos únicos, les falta ambición competitiva en los deportes de equipo, especialmente en el fútbol.

Puede ser esta teoría, razonada por Camacho después de tres meses trabajando en China, uno de los motivos por los que el fútbol chino, que contaría con una cantera de millones de aprendices de futbolistas, está a tanta distancia de la elite mundial. Lo que más desespera al español en cada entrenamiento es que los jugadores no meten la pierna en balones divididos y no roban cuando presionan. Es a eso a lo que se refiere Zhao-Francisco, el traductor de Camacho, cuando dice "los chinos no van fuerte al balón y les falta intensidad en el juego". Pero Camacho está trabajando duro para inculcar conceptos futbolísticos básicos a sus internacionales. ¿Se impondrá nuestro Camachín a la teoría del hijo único? En esas está.