Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Copa Argentina
Estudiantes Caseros Estudiantes Caseros CAE

-

Real Pilar Real Pilar RPF

-

Defensa y Justicia Defensa y Justicia DYJ

-

Independiente Independiente IND

-

Talleres Talleres TLL

-

Banfield Banfield BNF

-

Supo poner a Capello en su sitio

Supo poner a Capello en su sitio

Beckham fue el epílogo de la inolvidable era de los Galácticos. Llegó el último y también fue el que más tarde abandonó esa nave imperial que acabó como el Titanic. Pero junto a Figo, Zidane y Ronaldo se vivió un sueño que siempre quedará en la memoria de los madridistas. Posiblemente, el Lord inglés era el menos talentoso de los cuatro, pero supo ganarse el respeto y el cariño del Bernabéu con una profesionalidad y un sentido del compromiso que ya hubiera querido yo para algunos jugadores nacidos en España. David era carne del papel cuché, pero por encima de todo supo sobreponerse a eso con un amor sincero y fanático por el fútbol. El club le entregó el número 23 en homenaje a Michael Jordan. En cierta manera, Beckham recordaba a las genialidades del dios negro de la NBA con sus pases milimétricos y sus impecables tiros libres.

Becks empezó en el Madrid con el pie derecho, marcando un gol de cabeza ante el Mallorca que le dio la Supercopa, y con un gol ante el Betis en su primer partido de Liga en casa. Pero su complicada y mediática vida privada y el desgaste del modelo galáctico le llevaron a hundirse en un equipo que no podía levantar él solo. Pero su carácter de guerrero inglés le permitió irse por la puerta grande ganando la Liga del Clavo Ardiendo. Seis meses antes, Capello hizo algo parecido a lo que ahora ha protagonizado Mourinho con los descartados de Valdebebas. Beckham llegó a entrenarse en solitario como si fuese un apestado. Pero guardó silencio. Cuando Capello rectifico, reapareció en Anoeta marcando un golazo que empezó a dibujar aquella Liga milagrosa. Nunca olvidaré su despedida triunfal en el Bernabéu. Gracias por todo, David.