El cambio climático de Mourinho

El cambio climático de Mourinho

Seamos honestos. El Madrid es el rey de Europa como atestiguan sus nueve coronas. Nadie tiene más. El Milán, que posee siete, está eliminado... Pero el madridista quiere vivir del presente y soñar con el futuro. Estos seis años malditos han sido un agujero negro en el espacio que han mancillado el honor de un club que ha forjado su leyenda gracias a sus gestas en la Copa de Europa, esa belleza que siempre nos fue fiel hasta el golazo de Zidane en Glasgow. Desde entonces, nada de nada. Frustraciones, penaltis fallados (Figo), goles inauditos (Makaay en Múnich en nueve segundos), Lyonazos que te crió...

Pero con Mourinho esto ha cambiado. El portugués se ha mimetizado tanto con el Madrid que hasta se le ha puesto el pelo blanco (envidia me das, míster). Mou sabe de qué va este cuento. Ganó una Champions con el Oporto de forma inesperada y repitió gesta con un Inter de descartes que llevaba 45 años sin oler la Orejona. Mourinho es el elegido para lograr que el Madrid recupere su sitio en el trono del fútbol europeo. Pero lo primero es eliminar como sea al Lyon. Prohibido hablar de Décima ni gaitas similares. Hay que pasar a cuartos como sea. Y mañana, resacosos, hablamos...