Iker tiene que templar gaitas

Iker tiene que templar gaitas

Si yo fuera Florentino le subiría el sueldo a Casillas. Ser capitán en un momento tan convulso debería llevar aparejado un plus. Y además lo borda. Le ríe las gracias a Mourinho en los entrenamientos sin resultar pelota. Mantiene la distancia necesaria con el presidente sin ser antipático. A Cristiano, de cuando en cuando, le regala piropos. ¿Que se ve difícil que Mourinho cumpla los cuatro años de contrato? Para nada. El míster es un crack y cuenta con todo el apoyo. Lo demás son habladurías. Nadie mejor que él para saber cómo ha ido derivando la relación de Mou con el vestuario.

Iker tiene muchos tiros dados. Sabe que lo que hoy es blanco, mañana es negro. Le sirvió la experiencia con Luis, antes y después de la Eurocopa, para aprender que la opinión de los jugadores es valorada en su justa medida. O sea, poco o nada. Un capitán es apreciado tanto por lo que dice como por lo que calla. Y en la entrevista de ayer noche, calló mucho el capitán del Madrid. También es labor suya recibir bien a los recién llegados, no hacer distingos en el campo con ningún compañero y mucho menos aliarte para hacer campaña contra los que te caen peor. Únicamente deja a un lado la diplomacia cuando habla del Balón de Oro porque ahí se ha ninguneado a la Selección, llámese Xavi, Iniesta o el propio Casillas.