Negredo, Granero... ¡Canterazo!

Negredo, Granero... ¡Canterazo!

La orden dada por Florentino desde su despacho oval tiene esta denominación: "Canterización". El verano empezó con tanta fuerza (Kaká, Cristiano, Benzema 1,2,3: ¡Hala Madrid!), que al madridismo le ha costado asimilar tanta buena nueva. Pero para que la felicidad sea completa el personal anhela más españoles y, si son de la cantera, mejor. A Florentino le paran en la calle y el pueblo insaciable le pide "españoles y canteranos". Y ahí estamos. Granero vuelve para apretar a Sneijder, que hechizó a Pellegrini hace dos años tras un 0-5 en El Madrigal. También Arbeloa está a tiro. Ha rechazado la oferta de renovación del Liverpool y puede jugar en la que fue su casa por tres kilos. A Robben lo anuló en la eliminatoria de la Champions y puede jugar de 2, de 3 y de 4. Buen comodín.

Y falta la tercera pata del ambicioso plan. Es vallecano y madridista: Negredo. Un nueve de los que no salen ni por recomendación. Un Van Nistelrooy a la española. Va bien de cabeza, magnífico con ambas piernas, protege la pelota de espaldas como Ruud, magnífico asistente, ambicioso Lógico que paguen 20 millones por él. Ojalá se quede. Si a este Madrid cristianizado y benzemado le añadimos el tridente Negredo-Granero-Arbeloa, el Bernabéu será más feliz.