Cienfuegos, diamante en bruto

Cienfuegos, diamante en bruto

El atletismo español no está en sus mejores momentos. La crisis es producto de la carencia de jóvenes talentos, como es fácil de comprobar viendo los resultados de los campeonatos júniors. Antes conseguíamos medallas en Mundiales y Europeos de las categorías inferiores, y ahora se nos resisten. A los chavales se les hace cuesta arriba hacer atletismo. Pero en esta larga travesía del desierto ha aparecido Javier Cienfuegos, un extremeño de 18 años que la semana pasada estableció el récord mundial júnior en lanzamiento de martillo. Un récord mundial es dificilísimo de conseguir por muy júnior que sea. La prueba es que Cienfuegos es el primer atleta español que lo consigue. Y los hemos tenido buenísimos.

El récord de Cienfuegos le vaticina un gran futuro en su modalidad, aunque no se lo asegura. Atletas júniors destacados fueron Estévez y Massana -aún aparecen entre los mejores júniors de todos los tiempos- y después consiguieron cuatro medallas cada uno en la alta competici otros, sin embargo, se quedaron por el camino. Oliván fue famoso por saltar con 18 años más que Lewis y luego se estancó en el paso a sénior. En el caso de Cienfuegos la progresión es evidente. No sólo porque ha mejorado casi siete metros con el martillo júnior de 6,00 kilos, sino porque ahora mismo con el sénior de 7,260 nadie le gana en España. Sólo 65 centímetros le separan del récord absoluto. Sus marcas le muestran como un diamante en bruto.