La vida es lo más importante

La vida es lo más importante

Llega la final de las finales para el Real Zaragoza. Un partido a vida o muerte (y algo más, si me permiten), que tendrá un hueco en la historia del club. Esperemos que en la que se recuerde con satisfacción, igual que aquella promoción frente al Murcia de 1991, que sus protagonistas resaltan más, incluso, que la propia Recopa. Para Aguado, Pardeza, Higuera, Poyet, Belsué o Víctor Fernández, el encuentro de vuelta de esa promoción fue el partido de sus vidas. Por encima de la Recopa. Estos días lo ha dicho Luis Alegre mejor que nadie: "No es lo mismo jugarse un título que jugarse la vida". Y el Zaragoza se juega esta noche la vida. Lo más importante.

El sufrimiento viene siendo insoportable desde hace semanas, pero el partido que hay que ganar ya ha llegado. Está ahí, preparado para que lo cocinen Aimar y Matuzalem y lo resuelvan Diego Milito, Oliveira o Sergio García.