Dalglish recomienda su fichaje

Dalglish recomienda su fichaje

La primera noticia que me llegó de Steven Fletcher tiene una fuente muy especial: Kenny Dalglish, escocés como él. "¿Has oído que el Madrid está interesado en Fletcher?", me comentó. Menuda tarjeta de presentación: el mejor jugador de la historia del Liverpool, posiblemente el mejor escocés también, descubría el interés del Madrid por un joven delantero considerado uno de los talentos más brillantes de una cantera, la escocesa, que vuelve a dar sus frutos. Pegados por el dinero de la televisión, los clubes escoceses se dedicaron en los 90 a fichar nombres extranjeros, mercancías caras que venían muy a menudo a ganarse un gran sueldo sin sudar la camiseta. Cuando la televisión se dio cuenta de que la Premier escocesa no era demasiado sexy retiró su apoyo y todo el mundo tuvo que ponerse las pilas: se volvió a mirar a los parques, a las academias, a la cantera, para descubrir futbolistas como Kevin Gordon (actual portero del Sunderland y el más caro de la Premier League) o James McFadden, que el Everton acaba de vender al Birmingham.

Pero nótese que Dalglish, con buen ojo futbolista, no habló de lo buenísimo que era el tal Fletcher, sino del interés del Madrid, casi con sorpresa. El delantero del Hibernian es veloz, duro, un zurdo con capacidad goleadora, pero prometedor a sus 20 años. Ni un bluf ni un Messi escondido, pero un jugador que destacó en el Europeo Sub-19 de 2006 y que, como la mayoría de delanteros británicos, ofrecería algo muy diferente al clásico ariete latino. Fletcher podría triunfar en España debido a que no hay muchos puntas de su estilo.