Amistosos
EAU EAU EAU

-

Egipto Egipto EGI

-

FINALIZADO
Australia Australia AUS

3

Líbano Líbano LBN

0

FINALIZADO
Uzbekistán Uzbekistán UZB

0

Corea del Sur Corea del Sur COR

4

FINALIZADO
Japón Japón JAP

4

Kirguistán Kirguistán KRG

0

FINALIZADO
China China CHN

1

Palestina Palestina PAL

1

FINALIZADO
Nigeria Nigeria NIG

0

Uganda Uganda UGA

0

FINALIZADO
Irak Irak IRK

0

Bolivia Bolivia BOL

0

FINALIZADO
Túnez Túnez TUN

0

Marruecos Marruecos MAR

1

FINALIZADO
Jordania Jordania JOR

1

Arabia Saudí Arabia Saudí KSA

1

FINALIZADO
Turquía Turquía TUR

0

Ucrania Ucrania UCR

0

Euroliga
FINALIZADO
Anadolu Efes IST

90

Maccabi TEL

77

FINALIZADO
Fenerbahce FNB

100

Darussafaka DAR

79

FINALIZADO
B. Munich MUN

62

Olympiacos OLY

72

NBA
FINALIZADO
Charlotte Hornets CHA

117

Boston Celtics BOS

112

FINALIZADO
Indiana Pacers IND

121

Utah Jazz UTA

94

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

119

Phoenix Suns PHX

114

FINALIZADO
Detroit Pistons DET

113

Cleveland Cavaliers CLE

102

FINALIZADO
Atlanta Hawks ATL

119

Los Angeles Clippers LAC

127

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

98

Dallas Mavericks DAL

88

FINALIZADO
New Orleans Pelicans NOP

140

San Antonio Spurs SAS

126

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

104

Denver Nuggets DEN

98

FINALIZADO
Sacramento Kings SAC

117

Oklahoma City Thunder OKC

113

Eurocup
FINALIZADO
Turk Telekom TUR

78

Asvel Villeurbanne AVI

83

FINALIZADO
AS Monaco MON

84

Ratiopharm Ulm RAT

81

FINALIZADO
BC Andorra AND

91

Estrella Roja RED

80

Era perfecto física y tácticamente

Era perfecto física y tácticamente

Nunca olvidaré la primera vez que disfruté con Gullit. En realidad lo sufrí, porque dio una exhibición ante España con golazo incluido, en aquella derrota 2-1 en 1983 que nos alejaba de la Eurocopa de Francia. Un Gullit todoterreno, que ya asomaba como el "todocampista" en el que se convertiría años más tarde en el gran Milan de Sacchi. Para España todo acabó bien con los doce goles a Malta, pero Gullit nos había destrozado con un golazo desde media distancia y un despliegue impresionante. Había abandonado el Haarlem poco antes y ya vestía la camiseta del Feyenoord. Luego lo ganó casi todo como jugador. La Eurocopa 88 con otro gol muy suyo en la final a la URSS, llegada al área y cabezazo implacable. Las dos Copas de Europa en sus seis temporadas como milanista, con lecciones de fútbol ante un gran Real Madrid o el Steaua en la final de Barcelona. Más de cien mil personas llegaron desde Milán aquella noche.

Su fútbol era un desafío constante a la perfección física y táctica, un despliegue inteligente de fortaleza y técnica con la pelota. Como técnico fue él quien empezó la revolución en el fútbol inglés. Ahora que Mourinho, Benítez o Wenger lideran los banquillos de la Premier, conviene recordar que fue Gullit el primer técnico no británico en ganar un torneo en Inglaterra, aquella Copa inglesa del 97 con el Chelsea de Zola, Di Matteo y Vialli. Todo empezó en Gullit, un tipo capaz de dedicar al entonces encarcelado Nelson Mandela sus dos títulos como mejor jugador europeo y del mundo el mismo año. Sólo Platini y Rossi lo habían logrado antes. Un grande entre los grandes Ruud Gullit.