SUPERBIKE

Rea y Razgatlioglu se echan las culpas de la caída en Assen

“Ha cometido un error”, explica el norirlandés de Kawasaki. “Está hablando desde su punto de vista; yo estoy hablando de la realidad”, se defiende el turco de Yamaha.

0
Rea y Razgatlioglu se echan las culpas de la caída en Assen
worldsbk.com

Se van a encontrar muchas veces en la pista. Como ya se vieron las caras la pasada temporada, en la que Jonathan Rea y Toprak Razgatlioglu se jugaron el título. Pero en este 2022 tienen un invitado de lujo, Álvaro Bautista, que está con toda la intención de ir por el Mundial de Superbike y no dejar pasar ninguna oportunidad.

Y el domingo en la Carrera 2 de Assen una caída conjunta del norirlandés y el turco despejó el panorama para el talaverano, quien escapó del arrastrón por poco y caminó a la meta para cerrar su tercera victoria del año. El incidente se produjo en la sexta vuelta, cuando lideraba con la Yamaha R1. Razgatlioglu se fue largo en la curva 1 y Rea vio el hueco para meter la ZX-10RR, justo cuando el turco intentaba regresar a la trazada. Chocaron y ambos acabaron en el suelo, con el primer cero en el casillero del año.

Los implicados no se ponen de acuerdo sobre quién tuvo más responsabilidad y tras la carrera se culpan el uno al otro. “Ha cometido un error”, explica Rea. “Está hablando desde su punto de vista; yo estoy hablando de la realidad”, se defiende el turco. Sea como fuere, los pilotos aún no han hablado de la acción, de la que el norirlandés “esperaba más espacio” y Razgatlioglu una explicación: “No he dicho nada porque él lo sabe, y yo lo sé".

“Se va largo, no completamente fuera de la pista, pero sí largo. Estaba justo a su lado porque casi lo adelanto en la curva 1, se decidió por volver directamente a la pista”, continúa en su argumentario el hexacampeón, en el polo opuesto al del actual campeón: “Creo que su plan es empujarme afuera; no me está mirando. Después del choque, no he hablado con él”.

Y como en todos los juicios la versión de un testigo puede tener la clave, se puede recurrir a Bautista, espectador de lujo de todo lo que pasó: “No había espacio para los dos”. No se moja el español en el reparto de culpas, y no es su cometido, eso queda para los comisarios, que vieron un incidente de carrera, del que salió beneficiado por poco el líder del Mundial: “Se tocaron. Se han tocado en el pasado, ¡pero esta vez sucedió lo que no había sucedido en el pasado! Alguna vez tenía que pasar, hemos visto muchas peleas entre ellos en el pasado. Yo estaba detrás y tuve mucha suerte”.