F1 | QATAR

El miedo a la degradación lastró a Ferrari en Qatar

Carlos Sainz, que terminó séptimo en Losail, confiesa que "se podía haber empujado más". La cautela por temor a un pinchazo les impidió luchar por más.

Losail
0
Carlos Sainz (Ferrari). Losail, Qatar. F1 2021.
Scuderia Ferrari Press Office

Carlos Sainz fue séptimo en Qatar, por delante de Leclerc, y no pareció un gran domingo por parte de Ferrari. El madrileño reveló después que debieron gestionar los neumáticos durante toda la carrera por el miedo a un pinchazo, o un bajón de rendimiento como los de Portimao y Paul Ricard, y que al final se encontraron con más prestaciones de las esperadas.

"Sabíamos que degradaríamos mucho y no podríamos ir a una parada. Tuvimos que ser muy conservadores. El primer 'stint' no fue mal, me costó salir con el medio pero luego iba igual de rápido que los de la blanda. En el segundo 'stint', conservamos. Luego, a diez vueltas del final el equipo me dijo que empujara, que los neumáticos llegarían hasta el final. Visto con perspectiva, se podía haber empujado más con los neumáticos y haber hecho una carrera más rápida".

"Ha sido una carrera mirando al neumático delantero izquierdo, temíamos que nos pasaría lo mismo que a los demás. Hasta que vimos que Charles no degradaba tanto, y me han dado vía libre. Muchas incertidumbres, el desgaste nos limita al atacar en carrera, pero tendremos que trabajar para el año que viene", explicó, aunque aun así terminaron delante de ambos McLaren, su rival directo por el tercer puesto en constructores: "Eso demuestra que no era fácil gestionar la situación. Pecamos de conservadores, pero llegamos con los dos coches en los puntos. No es espectacular ni divertido, pero al final ha dado recompensa".