DAKAR

Mercedes sube la apuesta

El equipo Rumbo Zero repetirá su participación en los clásicos con un tercer coche entre sus Mercedes-Benz G320, que pasan del gasolina al diésel.

Madrid
0
Los Mercedes en el Dakar 2021.
Gustavo Epifanio Rumbo Zero

Fue una de las novedades que estrenó el último Dakar disputado en enero, quizá la principal, porque supuso la llegada de una nueva categoría a la competición en el desierto: los clásicos. Y no solo eso, sino un auténtico gozo para los más nostálgicos, que vieron de nuevo en acción a vehículos que ya se enfrentaron al rally más duro en los 80 y 90. Tal fue el éxito de esta nueva incorporación que los participantes de la próxima edición se han multiplicado: de 24 a unos 150. Y a ello también ha contribuido el equipo Rumbo Zero.

Disputaron el primer Dakar Classic con dos Mercedes-Benz G320 de 1994 y para el siguiente suben la apuesta, porque irán con un tercero. A la pareja de Antonio Gutiérrez y Carlos Vento, con Luis Heras y Juan Carlos Ramírez de copilotos respectivamente, se unen otra formada por Enrique Mayor y Xavier Romero. Los seis forman la alineación de Rumbo Zero para el Dakar 2021 que se presentó en el concesionario Mercedes-Benz Retail, la sede de la marca de la estrella en Madrid, en un acto con una conseguida ambientación árabe.

Esa nueva pareja no será la única novedad de Rumbo Zero, ya que también han evolucionado sus G320 con numerosas mejoras, pero la más destacada de todas es que dejan atrás un motor de gasolina para pasarse a un turbodiésel con el que esperan tener, principalmente, una mayor fiabilidad. Y eso que la que tenían antes no era mala, porque Antonio y Luis acabaron el rally en la décima posición entre los clásicos, y ese es al menos el objetivo que esperar repetir en 2021 frente a más rivales, pero con más efectivos.