RALLYS | LA INTRAHISTORIA

Sainz y Sordo apadrinan a Solans en su gran salto

El madrileño y el cántabro contribuyeron activamente en las negociaciones para que el catalán pilote el Hyundai de la categoría máxima en el Rally de España.

0
Sainz y Sordo apadrinan a Solans en su gran salto
Sarah Vessely Hyundai Motorsport GmbH / Sarah

Las oportunidades hay que cogerlas al vuelo. Si no, se escapan de las manos. Y en el Mundial de Rallys surgió una gran oportunidad motivada por un desgraciado accidente. Pierre-Louis Loubet salía de un restaurante en París, y al cruzar la calle llegó un coche demasiado rápido que le arrolló. Resultado: cadera rota, y el francés obligado a renunciar a correr en las dos últimas pruebas del campeonato, Cataluña y Monza.

En ese momento quedaba un Hyundai i20 WRC libre, y Nil Solans inició una carrera contra el reloj para intentar ser el afortunado heredero. Movió Roma con Santiago para juntar los mimbres que le permitieran dar el salto a la categoría máxima en la prueba de casa, el Rally de España. Tocó todos los palos posibles, e incluso contó con la colaboración activa de Carlos Sainz y Dani Sordo. Cada uno desde su lado y en la medida de sus posibilidades movieron contactos para apoyar la candidatura del excampeón del mundo júnior y de WRC3 en 2017.

A una leyenda como Sainz le responde al teléfono todo el mundo, mientras que Sordo hizo la labor de 'zapa' desde el interior de su equipo, Hyundai. Dos apoyos que han resultado fundamentales para que Solans cumpla un sueño en una prueba en la que siempre ha brillado y en la que este fin de semana tendrá la oportunidad de demostrar de lo que es capaz con un coche 'pata negra'.

Eso sí, fácil no lo va a tener. Incluso hay quien piensa que es un 'caramelo envenenado', ya que solo va a poder probar el i20 WRC 60 kilómetros antes de que comience a prueba. Así que va a salir a 'puerta gayola', utilizando términos taurinos, sin casi conocer el 'miura' que le tocará lidiar por los tramos tarraconenses. Un gran reto en el que el listón debería ponerse en Oliver Solberg, el otro piloto que corre con un Hyundai semioficial en la prueba, que será quien comparta el tercer coche oficial de la marca el año próximo con Sordo.