SUPERBIKE

La cantera de Superbike

Ana Carrasco, Adrián Huertas y Manu Gonzaléz visitan AS antes de la cita en el circuito de Barcelona-Cataluña, que acoge la prueba con público en las gradas por primera vez.

0
La cantera de Superbike
EDUARDO CANDEL REVIEJO DIARIO AS

El circuito de Barcelona-Cataluña acogerá este fin de semana la novena cita del calendario del Mundial de Superbike, y lo hará por primera vez con público en las gradas, ya que en 2020 las restricciones sanitarias hicieron que el evento se disputase a puerta cerrada.

Antes de la prueba Ana Carrasco, Adrián Huertas y Manu González, de las categorías SSP300 y SSP, visitaron la redacción de As. Son los máximos representantes de la buena salud de la cantera española en las derivadas de la serie. Carrasco (Murcia, 24 años) fue la primera mujer en ser campeona del mundo en un mundial de motociclismo y lo hizo al imponerse en 2018 en la categoría de 300. Manu González (Madrid, 19 años), heredó el trono en 2019 y dio el salto a 600, donde este año ya ha ganado una carrera y ha corrido dos pruebas en el Mundial de Moto2 de MotoGP. Y Adrián Huertas (Madrid, 18 años) domina esta temporada el campeonato, con cinco victorias en 10 carreras. También han saboreado champán González, en Magny-Course y Carrasco en Misano.

Con estas credenciales se presentan en una de las cuatro citas de casa y ante los fans, lo que les hace especial ilusión. "Correr en casa con gente es siempre mucho mejor que hacerlo a puerta cerrada. Ilusiona y motiva más para hacer un buen fin de semana" cometa la piloto murciana, mientras que González asegura: "Siempre gusta ver las gradas llenas, sobre todo por si ganas por celebrarlo con la gente. Es mejor correr en casa". Desde la promotora esperan una buena asistencia y completar las 15.000 localidades disponibles, en la zona del estadio, una de las del recinto con mejor visibilidad: "El año pasado tuvo que ser a puerta cerrada con todo lo que conlleva y este año, con mucha ilusión aunque obviamente con todas las limitaciones de aforo, distancias de seguridad y tal, afrontamos el reto con quince mil entradas a la venta". Sin restricciones la promotora se movería en torno a las 30.000 localidades en un gran recinto con amplia experiencia mundialista (F1, MotoGP).

Admiten la motivación de ejercer de local, todos con ganas de triunfo y en el caso de Huertas, dar un paso más en la lucha por el título: "He logrado cinco victorias pero siempre gusta lograr algunas más y lograr puntos para el campeonato". Un título que el benjamín no da por hecho a pesar de la regularidad mostrada: "Queda mucho pescado por vender". La dificultad de la categoría, con 43 pilotos en pista y máxima igualdad, aumenta el valor de los resultados del benjamín, algo que corrobora Ana Carrasco: "Está completando un año de 10, no fallar es muy complicado y estar siempre arriba es muy difícil, hay que valorar lo que está haciendo y será muy complicado que le quiten el título". Las carreras en grupo y la facilidad que tiene el líder del campeonato para desenvolverse en esas circunstancias recuerda la explosión de Pedro Acosta en el Mundial de Moto2: "No me gustan las comparaciones, pero sí que me han dicho el Pedro Acosta de las Superbike. Me curtí con él en las inferiores, en la Cuna de Campeones por ejemplo en 2017. Pero el secreto es el trabajo y saber gestionar las carreras".

EL buen trabajo y los triunfos abren puertas de cara al futuro, pero de momento ninguno tiene nada planeado, como asegura González, "centrado en terminar el año". Y en el caso de la murciana, la lesión en la espalda de 2020, frenó en cierta medida los movimientos a nuevos retos: "Teníamos claro dar el salto a 600, peor con el tema de la lesión decidimos que lo mejor era continuar un año más porque dar el salto en mis condiciones era muy complicado". Adrián Huertas, por su parte, comenta que en caso de obtener el título no descarta el reto de la reválida, algo que nadie ha conseguido desde que se creó la categoría en 2017: "Tendré que valorar, pero de momento estoy centrado en ganar el título. No sé qué pasará. Me llama dar el salto, porque mi pilotaje es de moto grande pero podría quedarme otro año en 300 e intentar revalidar el título, que también me llama".

La figura de Jontahan Rea es ejemplo para los tres, pero echan de menos más presencia de pilotos españoles tanto en Superbike como en SSP: "Sería un impulso sin duda tener una presencia fuerte y regular y con buenos resultados en las categorías mayores". El caldo de cultivo está, los resultados también, y tener categorías soporte como SSP300 creada por Dorna facilita el crecimiento de los pilotos dentro del mismo campeonato. Por lo que Carrasco predice "una presencia cada vez mayor de pilotos españoles en el Mundial de SBK".