FÓRMULA 1

La mayor sorpresa de Ferrari

Leclerc pudo ganar en Silverstone y fue segundo en un circuito que debía haber hecho sufrir al SF21. "Un 50% frustración y otro 50% de felicidad".

Silverstone
Charles Leclerc (Ferrari SF21). Silverstone, Gran Bretaña. F1 2021.
LARS BARON

Si Mónaco era el lugar más propicio para que Ferrari subiera al podio en 2021, Silverstone era el más improbable. El SF21 hace trabajar los neumáticos de una manera muy determinada, les traslada más energía y los calienta antes que nadie en condiciones difíciles, como asfaltos urbanos, pero la degradación se vuelve excesiva y asoma el ‘graining’ en curvas rápidas como las que ocupan casi todo el trazado de Gran Bretaña. Pues bien, Charles Leclerc logró el segundo podio de Maranello esta temporada y poco le faltó para sumar su tercer triunfo en la Fórmula 1. Suma 13 ‘cajones’, no subía precisamente desde hace Inglaterra 2020.

En concreto, le sobraron tres vueltas cuando Hamilton le alcanzó y rebasó en medio de un tren de doblados que, si acaso, perjudicó más al monegasco porque eliminó su ventaja de ‘aire limpio. ¿Cuándo se dio cuenta de que no ganaría? "Cuando Lewis me adelantó, hasta entonces pensaba que iba a ganar. Sería un error lo contrario, creí hasta el último instante. Mi ingeniero (el español Xavi Marcos) me decía el ritmo de Lewis, era altísimo. Pero es un 50% frustración y otro 50% de felicidad, no había esperanza de luchar por una victoria aquí y eso demuestra el gran trabajo que estamos haciendo como equipo en una situación difícil. Seguiremos trabajando porque queremos luchar por victorias constantemente”", resume Leclerc.

"Es uno de mis mejores podios, sí, estuve ahí en cada vuelta, en ninguna cometí errores graves. Sobre todo en el primer ‘stint’, porque con los problemas que tenía en el motor (relacionados con los mapas y la entrega de potencia) gestioné la situación bien", dijo el piloto de Ferrari, que marcha sexto en el campeonato del Mundo. Él también peleó con Hamilton: "Sabía que venía por dentro y dejé espacio". Sobre el incidente entre el campeón y Verstappen: "Muy difícil juzgarlo desde el coche porque todo pasó muy rápido y estamos en una posición muy baja. Es un incidente de carrera, difícil culpar a uno u otro. Quizás Lewis no estaba en el vértice, había espacio por dentro, pero Max fue muy agresivo por el exterior. Lo importante es que Max no se hizo daño".

En cuanto a la drástica mejoría del Ferrari SF21 y su buena degradación de los neumáticos, al contrario que en Paul Ricard, Leclerc no esconde que este monoplaza aún no está preparado para luchar por victorias de forma regular: "Ha habido grandes investigaciones para entender por qué sufrimos tanto con la goma delantera en Francia. No tenemos la respuesta aún, aunque fuéramos mucho mejor en Silverstone. No es porque lo hayamos resuelto de golpe, seguimos trabajando y no olvidamos lo que sucedió allí. Cuando lo comprendamos, daremos un gran paso como equipo y repetiremos este tipo de actuaciones".

Sainz: "Me quedé detrás de Ricciardo, le habríamos hecho el 'undercut"

Carlos Sainz, sexto en meta, celebró el podio de Leclerc, que es el segundo que consigue Ferrari esta temporada tras el que firmó el madrileño en Mónaco. El madrileño tenía ritmo, pero su remontada fue incompleta a la estela de un McLaren. "Me quedé por detrás de Ricciardo durante toda la carrera. Le habríamos hecho el ‘undercut’, pero con el pit stop lento volví a salir por detrás y además, con el neumático duro, era más difícil todavía adelantar. Aunque tenía DRS, nunca llegaba cerca en la curva 15. Me ha pasado más veces lo de quedarme detrás de un McLaren, tienen un motor fuerte en la salida de las curvas y quizás es uno de los coches más difíciles a la hora de intentar adelantarlos", explicó Sainz.

Sobre el incidente del día, no quiso mojarse: "Lo he visto y sinceramente, tengo sensaciones encontradas. Espero que Verstappen se recupere pronto, escuché que fue gordo. Lo importante es que parece que está bien. Sobre el accidente, es difícil juzgar. Sólo ellos saben lo que podían haber hecho diferente para evitar el golpe y prefiero no opinar, no me quiero meter. Leo opiniones en las redes sociales hacia las dos direcciones".