F1 | ENTREVISTA

"La Fórmula 1 es pasión"

Jean-Philippe Imparato, CEO de Alfa Romeo, habla con AS tras el anuncio de renovación con Sauber. "Este campeonato ya era eléctrico hace una década".

Silverstone
Jean-Philippe Imparato.
Alfa Romeo

Jean-Philippe Imparato (Francia, 54 años), CEO de Alfa Romeo, se encuentra con AS en Silverstone horas después de que se confirme la extensión del patrocinio entre el fabricante italiano y el equipo Sauber. En un contexto de enormes cambios para la industria de la automoción de camino a la electrificación, el dirigente francés explica por qué la F1 es una plataforma tan interesante.

—¿Le gustan las carreras?

—Me encantan, me encantan. Como nunca hubiera llegado a la F1, compito en el VLN de Nurburgring (un campeonato de carreras de resistencia en el Nordschleife), en algunas carreras seleccionadas para pilotos ‘gentlemen’. Estoy enamorado del automovilismo, es una pasión. No puedes trabajar en la industria de la automoción si no estás conectado con la competición.

—¿Desde cuándo sigue la F1?

—Desde muy, muy pequeño. Amigo, no se pueden contar los fines de semana que he pasado delante de la televisión. Cuando vi a René Arnoux en Dijon, cuando vi a Ayrton Senna, cuando viví la carrera de Prost… era un sueño. Para mí, es completamente natural apoyar un programa tan fantástico como este.

—Quizás otros CEO, de otros fabricantes, piensen que la F1 es un mundo demasiado caro. ¿Por qué es una plataforma interesante para Alfa Romeo?

—Porque es coherente con cuatro aspectos alrededor de nuestra marca. Con la historia, no diría lo mismo de otros fabricantes, vengo de otro que estaba relacionado con la resistencia (Peugeot). Pero Alfa Romeo está vinculado desde el inicio a la F1. Porque encaja con nuestros valores, porque es arte contemporáneo. Porque Alfa Romeo debe inventar su propio futuro, si no quiero perder la fantástica imagen de Alfa Romeo debo inventar el toque eléctrico del Alfa Romeo. Necesito todas las conexiones que tenemos con este mundo de prestaciones para alimentar el producto que llevaré a la industria. Y también por un toque de pasión, Alfa Romeo no es una compañía cualquiera, tiene 200 clubs en todo el mundo.

—¿Cómo debe ser la F1 para que Alfa Romeo mantenga el interés en el futuro?

—Sé que la F1 es un laboratorio fantástico para el futuro. Quizás mucha gente no sabe que la F1 ya era eléctrica en la década pasada (el KERS llegó en 2009 y los motores híbridos, en 2014). En este mundo tan híper competitivo, es importante trasladar al público ese mensaje. Esta gente de la F1 hizo el trabajo hace once años y ahora tenemos la posibilidad de incorporarlo para los coches del futuro.

—Alguien dirá que a la gente joven ya no le interesan tanto los coches…

—Mire, mi nieto, que está en Francia ahora mismo, me ha enviado cuatro mensajes en una mañana para que le mande fotos de Giovinazzi y Raikkonen, y para ver si puede venir a Monza. Incluso en un año y medio de pandemia hemos disfrutado de este deporte. Tenemos que evolucionar, cambiar, renovar muchas cosas, sí, pero la atracción de la F1 sigue ahí.