FÓRMULA 1

Prost entiende a Alonso

El cuatro veces campeón mundial y ahora asesor de Alpine considera que las dificultades que afronta el español son normales.

Prost entiende a Alonso
Alpine Team

Lejos de ser una sorpresa, el propio Fernando Alonso anticipó en su momento que él retorno a la Fórmula 1 precisaría de un tiempo de adaptación. Lo ratificó después, tras los primeros grandes premios, asumiendo que dos años fuera de la especialidad pasan factura incluso a un piloto de su talento. Una percepción que comparte Alain Prost, cuatro veces campeón mundial y ahora asesor de la escudería Alpine en la que milita el español.

En declaraciones en el podcast oficial de la Fórmula 1, el francés asume con total naturalidad el proceso al que se enfrenta Alonso: “No me sorprende que Alonso necesite tiempo. El simulador es bueno, pero lo que hace falta para sentirse cómodo es estar subido en el coche”.

Además del pilotaje, Prost se refiere a la adaptación fisiológica del piloto para exprimir un monoplaza de semejantes prestaciones: “Hay que tener en cuenta la condición física, que se acostumbren la visión, la cabeza, el estómago, todo el cuerpo… Y no debemos olvidar que (Alonso) sufrió un accidente en bicicleta, no es fácil saber hasta qué punto influyó en su preparación”.

Por este mismo motivo, el conocido como El Profesor por su inteligencia, astucia y frialdad al volante confía plenamente en el bicampeón español: “Alonso mejora cada vez más. Pero, en mi opinión, todavía no está a tope. Él lo sabe y esperamos que tenga un mejor rendimiento en el GP de Francia, es una pista diferente a las anteriores y que conoce bien. Ya veremos, aunque insisto que no me extraña que le lleve (la adaptación) algo de tiempo”.

Prost habla desde la experiencia propia. Dejó la Fórmula 1 a finales de 1991 al salir de Ferrari para regresar en 1993 con Williams, siendo campeón por cuarta vez antes de su retirada. Y recuerda ese retorno como todo un desafío: “Cuando volví en Portugal solo me preguntaba ¡por qué lo había hecho! Fue un shock físico y mental. Estaba muy en forma, con solo un 5% de grasa corporal, pero cuando tuve que probar el F1 me sentí completamente perdido”.

Una situación que identifica con lo que le sucede a Alonso: “Eso significa que lo que haces fuera del coche es importante pero no tanto como el trabajo dentro del monoplaza. Todos los músculos que entrenas son diferente, cómo los usas, la vista… Son aspectos que solo se pueden trabajar pilotando”.