INDYCAR

135.000 fans en la Indy 500

La gran carrera americana abrirá el aforo al 40% del público el próximo 30 de mayo y ofrece su propio plan de vacunación en el circuito.

Indy 500 de 2019, la última con público.
Brian Spurlock USA TODAY Sports

Es la gran carrera americana, aquella que es capaz de traspasar fronteras y llegar a cualquier rincón del mundo. Por eso, los dirigentes de la IndyCar no estaban dispuestos a celebrarla un año más sin espectadores en sus enormes gradas como tuvieron que hacer en 2020 por culpa del COVID. Estaban incluso dispuestos a retrasar otra vez la fecha si eso les daba más opciones de tener público, pero no hará falta porque ya pueden garantizar que así será. El 30 de mayo, la 105ª edición de la Indy 500 se disputará con un 40% de aforo, 135.000 espectadores.

Una cifra enorme, impensable en otros lugares del mundo en las actuales circunstancias, pero factible en un escenario como el Indianapolis Motor Speedway con capacidad para 375.000 aficionados y, en especial, con el control de la epidemia que se está consiguiendo en Estados Unidos. Habrá normas, las propias de esta época: mascarillas, controles de temperatura, distancia entre grupos, espacios cerrados, limpieza frecuente… Pero la clave de que se puedan abrir las puertas al público la tienen las vacunas.

Y es que el circuito tiene las suyas propias para inmunizar a los asistentes que quieran acudir con garantías de no contagiarse, algo que permite el plan de vacunación del país americano y a lo que anima Mark Miles, el CEO de la IndyCar: "Lo primero que pueden hacer los fans para garantizar un gran día de carrera es vacunarse lo más rápido posible. Seguimos ofreciendo vacunas en el Indianapolis Motor Speedway y ampliaremos nuestra clínica de vacunación masiva durante el mes de mayo".

"Nuestros fans lo son todo para nosotros, y estamos ansiosos por darles la bienvenida de vuelta a casa para la Indy 500 de este año. La ciudad y el estado han trabajado con nosotros para identificar las precauciones de salud y seguridad adecuadas para que podamos albergar con éxito a una multitud limitada pero muy entusiasta. La salud y la seguridad de todos los que vengan han sido primordiales a lo largo de este proceso", dice por su parte el presidente del trazado, J. Douglas Boles. En 2021, la IndyCar volverá a tener su gran fiesta.