FÓRMULA 1

Wolff ve la brecha con Red Bull "grande y difícil de recuperar"

Wolff insiste en que los energéticos son los que ahora están liderando el grupo: "Los dioses de las carreras estaban de nuestro lado en Bahréin".

Wolff ve la brecha con Red Bull "grande y difícil de recuperar"
HANDOUT REUTERS

El primer GP del año de F1, el de Bahréin, dejó una sensación de igualdad entre Mercedes y Red Bull y algo que muchos aficionados echaban de menos: carreras competidas hasta la última vuelta y no victorias aplastantes de las flechas plateadas sobre el resto. Ya en los test Mercedes avisaba de que este año las cosas no iban a resultar tan sencillas, y señalaban a Red Bull como un gran competidor que incluso podría estar por encima de sus prestaciones.

La primera sesión de clasificación vino a justificar el discurso de la casa alemana y el RB16 se llevó la primera batalla a una vuelta con la pole de Max Verstappen. "Nos recuperamos bien de las pruebas de pretemporada. Aun así, para ser completamente honestos, todavía nos falta ritmo en la clasificación y bastante", recalca Toto Wolff.

La diferencia entre Lewis Hamilton y el neerlandés, de cuatro décimas, es para el dirigente austríaco una "brecha bastante grande" y no ve cambios en un futuro muy cercano, insistiendo en el discurso más pesimista: "Estábamos a cuatro décimas en la calificación y eso es una brecha bastante grande y muy difícil de recuperar. Sabíamos que tenían un buen coche. Así que no tengo ninguna duda de que son extremadamente difíciles de superar. Ellos son los que están liderando el grupo".

A pesar de todas las dificultades que señalan desde la casa alemana, se llevaron la primera carrera, tras tener que devolver Verstappen la posición a Hamilton por saltarse los límites del trazado en la maniobra de adelantamiento: "Los dioses de las carreras estaban de nuestro lado", dice Wolff para justificar que los primeros 25 puntos del año cayeran al garaje de la estrella antes de replicar el vaticinio de Zak Brown sobre la alineación de las flechas de plata en 2022: "Zak Brown es como Christian Horner. Simplemente esparcen mierda. Zak quería pagarle a Christian con su propia medicina. El estado de mis pilotos es la menor de mis preocupaciones, pero me puedo imaginar su preocupación porque la competencia entre los dos es muy fuerte".

La próxima parada del Mundial es en Imola, donde los Mercedes lideraron en libres con Hamilton y se mostraron intratables en clasificación y carrera con Bottas. El finlandés aventajó en más de medio segundo al primer Red Bull. Y si el argumentario de la estrella es cierto, esa diferencia debería quedar anulada y estar ambos coches en tiempos casi calcados. El 17 de abril, la solución.