F1 I

"No creo que Ferrari obre un milagro y gane en 2021"

"Cualquier cambio lleva tiempo", afirma Rene Arnoux, expiloto del Cavallino Rampante, que remarca la importancia de poner a las personas adecuadas en los lugares apropiados.

"No creo que Ferrari obre un milagro y gane en 2021"

Once podios, cuatro poles position y vueltas rápidas y tres victorias en 32 carreras. Estas son las notables estadísticas que Rene Arnoux consiguió al volante de los Ferrari 126C2B, 126C4 y 156/85 durante las tres temporadas que pilotó para el Cavallino Rampante en el Mundial de Fórmula 1.

Arnoux, que consiguió el último campeonato de constructores de la Scuderia en el Gran Circo antes de instaurar una déspota hegemonía con Michael Schumacher a principios de los 2000, ha analizado en 'Autosprint' la actualidad de la formación de Maranello antes de que los italianos pongan rumbo a Sakhir (Bahréin). El expiloto de Pontcharra (Francia) no vislumbra una victoria de Carlos Sainz y Charles Leclerc este año a los mandos del SF21.

Los deberes del Ferrari SF21

"Se trata de poner a las personas adecuadas en las posiciones correctas dentro del equipo y asegurarse de que todos los departamentos trabajan bien juntos. Puedes tener todo en casa, pero si la gente no está alineada, no vas a ninguna parte. Enzo Ferrari y Jean Todt, por ejemplo, supieron gestionar todo muy bien en Ferrari. Todt quizá no sabía cómo diseñar un monoplaza, pero sabía exactamente cómo dar forma a un equipo. Se aseguró de que todo estuviera listo y en armonía. Por eso llegaron los resultados. Esa es la gran diferencia con la Ferrari actual. No creo que Ferrari pueda hacer un milagro en 2021 porque cualquier cambio necesita su tiempo. No se vuelve a ganar de la noche a la mañana", afirma Rene Arnou.

Cabe recordar que este invierno al norte de Italia se han realizado importantes permutas en la unidad de potencia y parte trasera del SF1000 para solucionar los graves problemas de drag (resistencia al aire) y deficiencias aerodinámicas que poseía el coche del 2020. Unos cambios para ganar velocidad punta en las rectas y permitir a Sainz y Leclerc luchar con mejores armas contra sus rivales, antes de centrarse completamente en la nueva generación de coches que debutarán la próxima edición en el campeonato.