FÓRMULA 1 | PERFIL

Adrián Campos, una vida entregada al automovilismo

Apasionado de este deporte, llegó a competir en la Fórmula 1 y apoyó a muchos jóvenes pilotos, incluyendo a Fernando Alonso.

Adrián Campos, una vida entregada al automovilismo
DIARIO AS DIARIO AS

Adrián Campos Suñer (Alzira, Valencia, 17 de junio de 1960) falleció ayer a los 60 años de edad después de toda una vida de entrega a la que fue su gran pasión, el automovilismo deportivo. Criado en una familia pudiente (su abuelo, Luis Suñer, llegó a ser uno de los empresarios españoles más destacados), las carreras le atrajeron desde muy joven.

Su trayectoria en los monoplazas comenzó con la Fórmula 3 entre los años 1981 y 1985, dando el salto a la Fórmula 3000 (entonces antesala de la Fórmula 1) en 1986 con el equipo Lola, además de conseguir un contrato como piloto de pruebas de la escudería Tyrrell F1. Su gran momento llegaría en 1987, cuando gracias al apoyo de sus patrocinadores consigue un volante para la categoría reina con el equipo Minardi.

Compitió en los grandes premios durante dos temporadas, disputando 21 de ellos y clasificándose en 17. Sin embargo, la competitividad de aquel monoplaza distaba mucho de lo deseable, decidiendo abandonar el Mundial después de sólo dos carreras en 1988, temporada en la que se incorporaba al equipo Luis Pérez-Sala.

Nuevos desafíos

Fuera ya de los grandes premios y desencantado en cierta medida con la experiencia, aunque no por ello deja de ser considerado como uno de los precursores españoles de la F1 en su era moderna, Campos decide continuar su trayectoria deportiva en certámenes de Turismo, compite entre 1994 y 1997 en el Campeonato de España de la especialidad como piloto de Alfa Romeo, conquistando el título en la temporada de su debut.

A partir de 1998 abandona la competición activa para crear su propia estructura de carreras, un equipo Campos Racing que desde ese instante se convirtió en todo un caladero de jóvenes pilotos e incluso grandes campeones, siendo el más destacado de todos ellos Fernando Alonso, aunque también conquistaron títulos con el equipo en la Fórmula Nissan otros nombres destacados como Antonio García y Marc Gené.

Desde entonces y durante más de una década, el de Alzira se entregó a sacar adelante diferentes programas deportivos en categorías como la GP2 (una estructura que a continuación vendió a Alejandro Agag), Fórmula 2 o Fórmula 3. Siempre muy centrado en la formación de jóvenes pilotos y también profesionales técnicos de la competición, Campos se sintió tentado en regresar a la Fórmula 1 con un equipo español.

Sin embargo, sus intentos nunca fructificaron del modo que él hubiera deseado, siendo especialmente frustrante el proyecto de Hispania Racing (después HRT), del que fue apartado por sus socios hasta terminar en el auténtico desastre a todos los niveles que forzó su desaparición.

Adrián Campos también fue una persona clave en la carrera deportiva de un gran campeón motociclista como Jorge Martínez ‘Aspar’, al que ayudó económicamente en sus inicios y le permitió demostrar el talento que después le llevó a conquistar cuatro coronas mundiales. Precisamente junto a su amigo de Alzira trabajó para que la Fórmula 1 llegará hasta Valencia, creando un gran premio espectacular en la ciudad del Turia hasta su desaparición del Mundial a causa de diferentes escándalos de índole político.

Para este año pensaba continuar con sus proyectos dentro de las circunstancias que la pandemia permitiera. Fuentes próximas a Adrián han confirmado a AS que días atrás se encontraba animado y en perfecto estado, por lo que su repentino fallecimiento supone un auténtico mazazo para el automovilismo nacional.