FÓRMULA 1

La moto de Alpine que nunca podrá utilizar Alonso

La legendaria marca MV Agusta lanza una edición limitada en colaboración con el próximo equipo del asturiano en la F1.

La moto de Alpine que nunca podrá utilizar Alonso

A Fernando Alonso le gustan las motos. Aunque no pueda usarlas. Como piloto de élite, y al igual que la mayoría de los deportistas con tal condición, sus obligaciones contractuales le impiden realizar determinadas actividades de riesgo, entre las que se encuentran utilizar estos vehículos de dos ruedas con motor.

Sin embargo, desde hace años tiene en el garaje en Asturias una Harley-Davidson Night Rod personalizada en exclusiva para él en los talleres del concesionario Makinostra de Madrid. Además, tampoco desaprovechó la ocasión de subirse en una Honda de MotoGP en el circuito de Motegi durante los eventos de la marca japonesa en los años 2015 y 2016. Con tales antecedentes, quizá pronto pueda disfrutar en casa de una máquina muy especial… aunque sólo sea para contemplarla.

MV Agusta es una legendaria marca italiana, estrechamente ligada al mundo de la competición y fabricante de motos bellas, exclusivas y rápidas. Un icono de la industria que acaba de llegar a un acuerdo de colaboración con otro nombre tan especial como Alpine, nueva denominación para el equipo de Fórmula 1 de Renault, el próximo de Alonso a partir de 2021.

El fruto de este proyecto conjunto es la Superveloce Alpine, de la que tan solo se fabricarán 110 unidades (en homenaje al modelo A110 francés) y que disfruta de la más avanzada tecnología de MV Agusta. Su motor es un tres cilindros en línea, seña de identidad de la casa, con un cubicaje de 798cc y capaz de alcanzar una potencia de 147 CV a 13.000rpm.

Con este rendimiento, su velocidad punta llega a los 240 km/h pero ante todo se caracteriza por su exclusividad. Su diseño gráfico (con una combinación de azul y plata), los accesorios distintivos de Alpine, la letra identificativa A, diferentes componentes en carbono, una funda de protección personalizada… Son detalles que hacen de esta moto una pieza muy especial y que seguro atraerá el interés de los más puristas y apasionados de ambas marcas.

Patrick Marinoff, director general de Alpine, explica los argumentos que les han llevado a esta colaboración: “A nuestras dos marcas las mueve la misma pasión por crear unos productos magníficamente diseñados y unas emociones únicas para nuestros clientes. La Superveloce Alpine es una joya de diseño y tecnología que no hace concesiones en materia de prestaciones y placer de conducción”.

Su precio para el mercado italiano (no comunicado para otros, aunque será similar al margen de la fiscalidad de cada país) es de 36.300 euros e incluye una serie de piezas especiales para su utilización en circuito. Quizá si Alonso quiere llevar una a su garaje para hacer compañía su flamante Alpine A 110 S, consiga un buen descuento…