F1

Brotes verdes, ahora sí, en el Ferrari que ya espera a Sainz

"Lo estamos haciendo bien, hemos mejorado el coche y nuestros resultados", dice Binotto, centrado en las evoluciones y el nuevo motor para 2021.

Brotes verdes, ahora sí, en el Ferrari que ya espera a Sainz
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Ferrari progresa, en las tres últimas carreras ha sumado casi los mismos puntos que en las ocho anteriores, y el síntoma es que Sebastian Vettel empieza a estar entonado al volante del SF1000. En Estambul, última prueba disputada, el alemán y Leclerc achacaron el buen rendimientoa las malas condiciones del asfalto, que afectaron más a otros rivales. Pero la mejoría global es incuestionable y la subraya el propio Mattia Binotto, jefe de la escudería: "Lo estamos haciendo bien, hemos mejorado el coche y hemos mejorado nuestras posiciones en carrera".

"El coche se ha vuelto más consistente y más rápido, es genial tener estos resultados porque es bueno para el año que viene y también para el mismo 2020, por nuestra posición en el Mundial de constructores", opina el ingeniero suizo, que no acudió al GP de Turquía para seguir trabajando desde Maranello en los proyectos de 2021 y 2022. "La gente ha trabajado durísimo para comprender nuestra falta de prestaciones y esta clase de resultados nos animan", comentó sobre el podio de Vettel allí. El alemán también lo tiene claro: "Estuvo bien luchar contra los Mercedes por la posición y no para no estorbar durante una bandera azul".

Desde septiembre han introducido ambiciosas mejoras y se han centrado en rediseñar la parte trasera del monoplaza, donde, piensan, ceden más décimas en comparación con otros equipos. Ya han confirmado que el difusor es la zona que más les preocupaba y sobre la que más trabajan ahora, y que para 2021 utilizarán sus dos tókens (unidades de evolución fuera del reglamento) en esta área del coche. Sufren con la suspensión y necesitan una mecánica menos sensible a los cambios de temperatura. Además, en verano confirmaron que habrá un nuevo motor completamente rediseñado el año que viene para aliviar la debilidad del actual.

Pendientes del test de Abu Dhabi

Según informan a AS, en la fábrica no hay nervios ni preocupación y piensan que, aunque no lucharán por el título, pueden estar a la altura de Red Bull la próxima temporada, peleando regularmente por los podios con Charles Leclerc y Carlos Sainz, quien mira de reojo a todo lo que sucede en el garaje rojo.

En Ferrari confían en la experiencia del madrileño, de 26 años, conocido en el paddock por sus acertados comentarios ante los ingenieros. Una vez se asiente en el garaje, tendrá peso en las decisiones porque, aunque llegue sin victorias, tiene a sus espaldas muchas más carreras que el monegasco y ha conocido más monoplazas. De hecho, si finalmente pudiera subirse al SF1000 en el test de Abu Dhabi, como hizo con McLaren en 2018, recortarían varios pasos de golpe.