F1 | MERCADO DE PILOTOS

Las puertas que están cerradas para el prometedor Verstappen

Toto Wolff también asegura que tiene otras opciones de futuro antes que el holandés.

Las puertas que están cerradas para el prometedor Verstappen
HANDOUT REUTERS

Max Verstappen es un ganador y un campeón en potencia. Nadie puede apelar ya tal evidencia. Por eso necesita un monoplaza que le permita pelear por ese título de Fórmula 1 que tanto ansía y Red Bull soporta la presión de ofrecérselo lo antes posible. Con el adiós de Honda como proveedor de motores a partir de 2022, el equipo energético busca opciones para llenar ese vacío, un relevo que además debe convencer al holandés.

Es así como las especulaciones de una posible salida de Verstappen han cobrado fuerza en as últimas semanas. Su contrato contempla, aunque algunas fuentes de la escudería lo niegan, la salida de Red Bull en determinados supuesto de rendimiento y si Max no se muestra convencido con este proyecto, podría cambiar de aires.

En este contexto, desde Mercedes han querido dejar muy claro que Verstappen no entra en sus planes de futuro. Así lo ha declarado Toto Wolff, el máximo responsable del equipo, en una entrevista en el medio alemán ‘Motorsport Magazin.com’: “Max es un piloto muy comprometido con Red Bull y, por tanto, no es una opción para Mercedes. Además, estoy muy contento con mis dos pilotos”.

Cierto es también que el papel de Wolff al frente de la escudería alemana puede cambiar, asumiendo menores funciones. En ese supuesto, habría que esperar para conocer la opinión de quien sea su sustituto. De momento, incluso maneja otras alternativas en caso de necesidad: “Si se produjera un cambio generacional en el futuro (refiriéndose a la marcha de Hamilto o Bottas), serían George Russel y Esteban Ocon quienes estarían en la primea línea de la parrilla de salida”.

Con Wolff en Mercedes, por tanto, da la impresión de que la baza de Verstappen tiene poca consistencia, otra cosa sería si se produjeran los mencionados cambios en la dirección del equipo. Además, en Red Bull intentarán mantener en sus filas a su joya de la corona, a su última gran creación, el mayor tiempo posible. Así se desprende de las palabras del jefe de la escudería, Christian Horner, en la página web oficial de la F1: “Max acaba de cumplir 23 años, ya tiene una enorme experiencia y no deja de crecer como piloto. Esa madurez ya se le ve en el coche, en las carreras, y creo que lo mejor para él está por venir”.