FÓRMULA 1

Qué fue de Barrichello, el 'obligado segundón' de Ferrari

El brasileño (48 años), piloto con más GGPP en F1, fue protagonista de un episodio bochornoso en Austria 2002: "Bajé del podio y me fui a vomitar de rabia".

Qué fue de Barrichello, el 'obligado segundón' de Ferrari

Rubens Barrichello, nacido un 23 de mayo hace 48 años, es uno de los brasileños con más éxito en la Fórmula 1. Fue dos veces subcampeón y logró once victorias, 14 poles y 68 podios a lo largo de su carrera deportiva. Es el piloto con más grandes premios de la historia del Gran Circo, con 323 participaciones. Pasó por Ferrari, Williams, Brawn GP, Jordan, Honda y Stewart y se retiró después de la temporada 2011, hace una década.

Se le recuerda por el rol de escudero en la escudería de Maranello, siempre un peldaño por detrás de Michael Schumacher. El Kaiser ganó cinco Mundiales consecutivos en Ferrari y Rubens Barrichello estuvo a su lado en todos. Sustituyó a Eddie Irvine en el 2000 y se marchó en 2005 para ceder el paso a su compatriota Felipe Massa. Dejó triunfos para el recuerdo, el primero con llanto incluido en el podio de Hockenheim 2000. Su mejor temporada fue la de 2002, venció cuatro grandes premios y acabó segundo en la clasificación general, pero nunca estuvo en condiciones de disputar el título. De hecho, en Austria, aquel año debió ceder el triunfo sobre la misma línea de meta a su compañero, Schumacher, para que tomase ventaja sobre Montoya, en uno de los episodios más bochornosos de la historia del campeonato.

Rubens Barrichello lideraba el GP de Austria de 2002, sexta cita del Mundial de F1 disputada el 12 de mayo, cuando recibió la orden de equipo, en concreto de Jean Todt, actual presidente de la FIA, de que debía dejar pasar a Michael Schumacher, su compañero en Ferrari. El brasileño se negó, pero finalmente decidió aceptar en la última vuelta "por miedo a un despido fulminante". El Kaiser ganó en uno de los capítulos más bochornosos que se recuerdan y 'Rubinho' ni siquiera acudió a la conferencia de prensa. "Bajé del podio y me fui a vomitar de rabia", reconoció años después en 'O Globo'.

Austria 2002.

Así recordaba el episodio completo en la publicación de su país: "Llegué a la última curva y decidí no dejarle pasar. Pero luego pensé: ‘Me encanta lo que hago, ¿qué pasa si me despiden?’ Y decidí dejar pasar a Schumacher y que ganara. Estaba muy enfadado, tenía mucha rabia. Si hubieras escuchado la radio en ese momento, todos habrían estado disgustados. Me guardé el mensaje de radio para publicarlo en un libro algún día”. 187 milésimas les separaron, pero aún resuenan en el circuito austriaco que inicia el Mundial 2020 de F1 los pitos de los aficionos en las gradas, conscientes del apaño que había perpetrado Ferrari para dar unos puntos que no necesitaba su líder en vez de premiar al gran trabajo del 'escudero'.

"Austria 2002 fue un error. Antes de la carrera discutimos sobre cómo manejaríamos esa situación si ocurriera. Entonces nos metimos en la carrera, Rubens estaba por delante de Michael y le dijimos si le podía dejar pasar", recuerda Ross Brawn, actual director deportivo de la F1 y en ese momento director técnico de la 'Scuderia'. "¡No me hagas hacer eso! ¡Esta es mi gran oportunidad de ganar esta carrera!, respondió Rubens. Michael también estaba en la radio y quería saber cuándo Rubens iba a dejarlo pasar como habíamos acordado previamente. Luego la cosa empeoró, porque Michael vio la reacción del público y subió a Rubens al primera escalón del podio, por lo que la FIA nos multó con un millón de dólares. Si miro hacia atrás, insisto en que el cambio de posición tuvo unas consecuencias mucho peores que lo que habría sido un problema interno de equipo. Las consecuencias de aquello fueron mucho peores que si Rubens hubiera ganado la carrera y le hubiéramos reñido en privado", terminaba de explicar el ingeniero británico.

Podio de Austria 2002.

Pudo ganar el Mundial de 2009

Barrichello ambién fue subcampeón en 2004, pero aquel año Schumacher venció 12 de las 13 primeras carreras y nunca aspiró a liderar la clasificación. Con el sambenito de escudero se fue a Honda, clase media durante dos temporadas, pero aún tuvo una oportunidad para proclamarse campeón del mundo: en 2009, la casa japonesa salió de Brackley en plena crisis económica y Mercedes suministró sus motores a una escudería huérfana que se denominaría Brawn GP, propiedad de Ross Brawn (y germen de Mercedes F1). El doble difusor que diseñaron en Inglaterra fue un éxito y el coche tomó una ventaja clave en las primeras carreras de la temporada que luego no pudo recortar Red Bull. Barrichello logró seis podios aquel año y venció dos carreras, pero la ventaja en el equipo fue para Jenson Button, que terminó ganando el Mundial por delante de Vettel y el brasileño. A partir de entonces, corrió dos temporadas en Williams y se retiró de la Fórmula 1. Probó en la IndyCar, recomendado por su amigo Tony Kanaan.

Ha seguido compitiendo hasta 2019 en los Stock Car brasileños, proclamándose campeón en 2014, y también en carreras de resistencia. Participó en las 24 Horas de Le Mans de 2017 con el equipo Racing Team Nederland, además de en cuatro ediciones de las 24 Horas de Daytona, la última el pasado año. Está divorciado y tiene dos hijos. El menor, Edoardo Barrichello, es piloto de kárting y monoplazas. Superó un tumor benigno en 2018 y ahora vive en Sao Paulo, su ciudad natal.