FÓRMULA 1

"No hubo ni un aviso con Sainz..."

Seidl, jefe de McLaren, confirma el fallo en "el motor de combustión" y espera al análisis de Renault. Sobre la carrera: "Se limitaron los daños".

Carlos Sainz, en Spa.
Antonin Vincent / DPPI

Carlos Sainz sólo ha tenido dos carreras limpias de siete en 2020. Falló el equipo con las paradas en boxes defectuosas (Estiria, Hungría y 70º Aniversario), falló la fortuna con un pinchazo en Silverstone y falló la mecánica con el motor roto de Spa-Francorchamps. Andreas Seidl, jefe de la escudería, se congratulaba hasta ahora de que no habían tenido un solo fallo técnico en el monoplaza, pero la racha se acabó. El madrileño no pudo ni empezar la carrera cuando, a través del escape, comprobaron que la unidad de potencia se había convertido en una tostadora.

El ingeniero alemán se explaya: "No hubo un aviso, pero hay que esperar al análisis de nuestros colegas de Renault. En los datos vimos que había un problema con el motor de combustión que dañó los escapes y ahora tenemos que esperar, también para entender si es un fallo terminal, que acaba con la vida de este motor. Era su segunda carrera, así que sería una lástima. Pero espero que podamos seguir utilizándolo". Si no se pudieran recuperar componentes será un jarro de agua fría, porque Sainz lo estrenó en Barcelona y tendría que recurrir al tercero y último sin penalización. Eso obligaría a salir al fondo de la parrilla más adelante esta temporada. "Por Carlos fue duro, una gran decepción, no pudo ni empezar la carrera por segunda vez en Spa y estaba preparado para sacar un resultado. La decepción es para todo el equipo, pero es parte de este deporte", dice Seidl.

Andreas Seidl.

"Se limitaron los daños en la carrera"

El fin de semana sabe a poco en el box de Woking, aunque Seidl cree que se encauzó la carrera después del abandono de Carlos y la mala salida de Norris: "Los seis puntos al final (Lando fue séptimo) son positivos porque se limitaron los daños, pero teníamos un buen coche con ritmo, competitivo". Es positivo para el staff que el MCL35 responda bien a un circuito de baja carga aerodinámica como Spa, y como será Monza: "Queremos ser terceros en el campeonato de constructores y mirando hacia adelante, es bueno que tengamos un coche que puede luchar contra los rivales a nuestro alrededor en circuitos diferentes, y que tengamos dos pilotos capaces de asumir esta lucha".

En cuanto a la sucesión de acontecimientos, o falta de ellos, en la carrera, el jefe de McLaren asegura: "Debemos ser cuidadosos con estos comentarios, este año ha habido buenas carreras entretenidas a una parada, emocionantes. Necesitamos ser cuidadosos y no caer en conclusiones precipitadas. No pienso que la de Spa fuera una mala carrera delante, estaban pasando cosas. Al final, hay que pensar en que las nuevas reglas agruparán a la parrilla".