FÓRMULA 1

Sainz no va de segundo plato

Ninguna cláusula del contrato con Ferrari le sitúa en desventaja o como escudero de Leclerc. En Maranello, más que en ningún sitio, el equipo está por encima.

Hay quien duda sobre las posibilidades de Carlos Sainz en el Ferrari a partir de 2021, o más bien sobre las limitaciones que pueda encontrarse en una escudería que tiene a Charles Leclerc como puntal. Es evidente que la figura del monegasco, de 22 años, es fundamental en los esquemas de Maranello: es la piedra angular del proyecto y está renovado hasta 2024. Mattia Binotto ha buscado un complemento para su estrella en ciernes, alguien que no vaya a comprometer su crecimiento, pero eso no quiere decir que fichen a un segundo plato.

Según informaciones de este medio, ninguna cláusula en el contrato del piloto madrileño con Ferrari le sitúa en desventaja ante situaciones deportivas o extradeportivas frente a su compañero. De hecho, más bien sucede lo contrario y los papeles garantizan una paridad absoluta. Firmó dos campañas, 2021 y 2022, y la casa italiana quiere que gane carreras y sume puntos, no que escolte a Leclerc. Si Sainz es rápido, luchará por poles, podios y victorias independientemente de lo que haga su compañero.

Carlos Sainz (Renault) y Charles Leclerc (Alfa Romeo Sauber), durante el GP de España de F1 en la temporada 2018.

¿Parte el de Mónaco por delante? Evidentemente, es un piloto establecido en el box que en 2021 acumulará dos temporadas de experiencia dentro del garaje frente a un recién llegado. Está asumido que en las primeras carreras habrá que adaptarse al entorno y cumplir con los objetivos del bloque, y se sabe que en el muro rojo hay órdenes de equipo cuando así lo consideran los jefes aunque eso pueda perjudicar el resultado de uno, y siempre evitando los encuentros directos en la pista.

Pero en la Fórmula 1 hay dos dogmas: la escudería está siempre por encima del piloto, algo que en Ferrari se multiplica, y el cronómetro establece la parrilla de salida y el orden de prioridades. Irvine y Barrichello fueron escuderos de Schumacher porque el Kaiser era mejor piloto y llegó a Ferrari siendo campeón. Massa, segundo de Raikkonen o Alonso, luchó por el Mundial en 2008. Y en Mercedes, Bottas ha sido líder de la clasificación cuando ha empezado el año mejor que Hamilton y Rosberg le levantó un título, el de 2016.

El precedente de 2019

Sólo hay que recordar lo que sucedió hace pocos meses: hubo polémica porque Binotto dijo, en la presentación del monoplaza de 2019, que Vettel era el piloto prioritario para luchar por el Mundial. Después matizó: "En igualdad de condiciones, tendremos que favorecer a Seb porque es nuestro campeón, pero si Charles hace una pole no le vamos a parar". No habían pasado dos carreras y el joven estaba adelantando al prioritario en busca de la victoria en Bahréin. Conforme avanzó la temporada se intercambiaron los papeles en varias ocasiones en función de las necesidades. Ya lo dice Louis Camilleri, el CEO de la compañía: "Ningún piloto está por encima de Ferrari".