MOTOCICLISMO |

Agostini: "Vivo bajo arresto domiciliario, es aterrador ver a los camiones con los ataúdes"

El pluricampeón está en Bérgamo, epicentro del COVID-19 en Italia, y manda un mensaje a los no confinados: "Son estúpidos, sólo unidos ganaremos la guerra".

Agostini: "Vivo bajo arresto domiciliario, es aterrador ver a los camiones con los ataúdes"

A sus 77 años, Giacomo Agostini es el hombre récord del motociclismo:123 victorias y 15 títulos mundiales le sitúan en lo más alto de las tablas de datos del campeonato. Pese a estar acostumbrado a una vida de peigros al manillar de una moto, el italiano reconoce que la situación actual en la que vivimos por la pandemia del coronavirus le hace tener "miedo". "Por supuesto, que tengo un poco viendo el sufrimiento que sienten los enfermos, la forma en la que morimos...", asegura a 'Sky Sport Italia'.

El pluricampeón transalpino decidió volver a su casa, en el epicentro del COVID-19 en Italia y el mayor foco en el mundo, hace unas semanas y allí vive enclaustrado. "Estaba lejos, pero decidí volver a Bérgamo y encerrarme en la casa, quedarme bajo 'arresto domiciliario' aquí porque están todas mis cosas. La situación es muy crítica y tengo un nudo en la garganta cuando de noche escucho pasar las sirenas. Es aterrador ver cómo los camiones del ejército se llevan los ataúdes. Nunca hubiéramos pensado en 2020 experimentar una situación similar".

Agostini explica cómo está viviendo su día a día: "Tengo mi sala de trofeos y miles de fotos que arreglar. Las estoy ordenando por carpetas. Y luego también tengo una docena de motos: las limpio, cargo la batería, las enciendo, las cuido... Pongo el jardín en orden, arreglo el camino de adoquines...". Y tiene un mensaje rotundo para los que no respetan el confinamiento: "Son estúpidos. Dicen, no hay peligro estoy solo. Por supuesto, lo estás porque el resto, a diferencia de ti, respeta las reglas. Cada uno de nosotros debemos hacer un sacrificio personal. Sólo unidos, podremos ganar esta guerra ".

Marc Márquez con Agostini.

Por último, Mino reflexiona sobre el Mundial ante la incertidumbre: "Para mí, que amo este deporte, es un golpe para el corazón, pero tenemos que darnos cuenta de que la desgracia ante la que estamos. Cuando regrese el campeonato todos comenzarán en el mismo nivel, en el sentido de que estarán un poco menos entrenados: en lugar de hacer 1:30 por vuelta harán 1:31, pero los mejores siempre ganarán".

Y apunta: "No se podrá volver inmediatamente a los viejos hábitos: no podemos pensar en reunir a decenas de miles de personas en un circuito. Incluso cuando las infecciones disminuyan todavía habrá personas enfermas, por lo que tendremos que esperar no solo a que se detenga la transmisión, sino a que todos se curen ".