MOTOGP |

Rossi habla "con la moto" pero... "aún no ha contestado"

El italiano revela que le pide "ayuda" y sobre las carreras virtuales, admite: "No soy rápido, tuve mi primera PlayStation con 13 años".

Rossi habla "con la moto" pero... "aún no ha contestado"

Acostumbrado a estar rodeado de Prensa, cámaras de televisión y micrófonos de radio, Valentino Rossi parece echar de menos la comunicación y por eso está concediendo entrevistas telefónicas, participando en directos de 'Instagram', subiendo cosas a sus redes sociales... En 'Sky Sport Italia' ha contado su poca preparación para participar en las carreras virtuales que tan de moda están ahora entre los pilotos por el confinamiento. El italiano de 41 años reconoce que es "de otra generación" y que no es "muy rápido" con los videojuegos. "Bagnaia y mi hermano Luca (Marini), por ejemplo, sí que son muy buenos con el mando". Y apostilla: "Recuerdo que la primera PlayStation que tuve fue con 13 años, me la compró mi madre y volví muy feliz a casa".

Hablando de motos reales, Rossi desveló una práctica que siempre hace desde que corre el Mundial. "Antes del comienzo me agacho junto a mi moto y hablo con ella, le digo que a partir de ese momento solo estamos ella y yo, que intentaremos subir al podio y que ella debe ayudarme a lograr muchos puntos", explica. Y apunta: "Ella aún no me ha respondido nunca, pero creo que si lo hiciera no me sorprendería". Además, Valentino reconoce que la sensación antes de apagarse el semáforo es difícil de transmitir: "Cuando deje de competir la sensación que más extrañaré será la anterior al inicio. Tienes mucha adrenalina y el deseo de hacerlo bien mezclado con el miedo a cometer un error, es una sensación inolvidable. Muchos pilotos corren solo por lo que sientes después del calentamiento hasta que estás en la parrilla. El peor momento es cuando arranca Moto2, comienzas a tener miedo, sabes que pronto será tu turno. Luego, cuando se apaga la luz verde y sales casi pasas a otra dimensión".

Rossi con la M1.

Por último, también tocaba tema coronavitus y el destrozo que está haciendo en el calendario. "El objetivo de este año debe ser tener tantas carreras como sea posible. ¿Hacer dos carreras en el fin de semana? Es una idea, pero también se puede hacer un campeonato de 12 o 13 carreras. Perder siete de ellas pero mantener el formato habitual de MotoGP, no es esencial hacer los veinte grandes premios", finaliza.