F1 | TEST EN BARCELONA

No hay siete diferencias

El Racing Point RP20 que pilotó Checo Pérez en el primer entrenamiento de Montmeló, inspirado en el Mercedes W10 que fue campeón en 2019.

No hay siete diferencias

No es un secreto que Alpha Tauri bebe Red Bull e incorpora sus suspensiones o caja de cambios, entre otras piezas. O que Alfa Romeo, y en menor medida Haas, utilizan recambios de Ferrari para abaratar costes y obtener prestaciones desde los primeros kilómetros. Los equipos privados necesitan a los grandes y los grandes ‘hacen caja’ con los privados. Entre esas asociaciones, este año hay una que se destaca por encima de las demás: Racing Point y Mercedes. Desde hace meses trabajan en el mismo túnel de viento de Brackley y las buenas relaciones son evidentes, pero el monoplaza que los canadienses han traído a Barcelona se parece demasiado al W10 que fue campeón del mundo en 2019.

No es necesario ser un experto en aerodinámica para certificar que el alerón delantero, el trabajo de los pontones o incluso la 'T' de la trasera son prendas con las que hace un año vestía el Mercedes. En la imagen superior se enfrentan el Racing Point de Pérez, este miércoles en Barcelona, y el Mercedes de Bottas en los test de Abu Dhabi, diciembre de 2019. Y eso es lo que se ve desde fuera, porque cualquier parecido dentro, en la mecánica o el ensamblaje del motor y la caja de cambios, no tendrá nada de casual en esta escuadra que dentro de un año se llamará Aston Martin Racing.

Esta tendencia de las escuderías privadas a inspirarse en sus fabricantes de motores puede perjudicar a los equipos independientes, como McLaren o Renault, que fabrican sus propios monoplazas desde cero y tendrán que medirse, a partir de Australia, con coches que hace un año estaban ganando carreras o haciendo podios.

"Queremos liderar la zona media y además estar más cerca de los terceros que de los quintos. Sabemos que nuestro coche de Australia ya traerá un paso adelante en cada área aunque todo dependerá de lo que nuestros rivales hayan hecho en invierno. Aunque las reglas, estables, reducen la probabilidad de sorpresa, es importante no subestimar a nadie a estas alturas de temporada", transmite Otmar Szafnauer, el jefe de Racing Point. Que con Checo Pérez y Lance Stroll, ya ha dado el primer golpe de efecto de la pretemporada.