MOTOGP | TEST DE PRETEMPORADA

Sepang: el test del hombro de Márquez y mucho más…

El campeón reaparece tras su lesión en Malasia, que acoge tres fundamentales días de test para entender por dónde irán los tiros en el curso 2020.

Marc Márquez y Álex Márquez (Honda RC213V). MotoGP 2020.
BAY ISMOYO

Aunque en realidad hace semanas que la parrilla de MotoGP volvió al trabajo, cada uno por su cuenta, mañana se acaban oficialmente las vacaciones con el regreso a la pista en el circuito de Sepang. Será de viernes a domingo, con tres fundamentales días de test en los que entender por dónde irán los tiros en el curso 2020 que arrancará el 8 de marzo, bajo los focos de Qatar. Es el test del hombro de Márquez, para ver si se ha recuperado tan bien este invierno del derecho como lo hizo el año pasado del izquierdo, pero hay mucho más…

Junto al campeón estará en el box un novato con pedigrí, por ser el vigente campeón de Moto2 al tiempo que el hermano de Marc. Se trata de un Álex Márquez que ha tenido la oportunidad de rodar en el trazado malayo un par de días durante el shakedown con acceso sólo para probadores, novatos y fábricas aún con concesiones en el reglamento (KTM y Aprilia). En Honda, además, hay que ver el potencial este año de Crutchlow con la nueva moto, porque él tiene trato de oficial, pero la anterior RC213V no era para él ni para ningún otro piloto de la fábrica del ala dorada que no se llamara Marc Márquez.

En las filas de Yamaha, con Maverick Viñales y Fabio Quartararo renovados y anunciados ya como la nueva pareja de pilotos oficiales para 2021 y 2022, resultará muy interesante ver los primeros pasos con la nueva M1 de Valentino Rossi. El italiano, a punto de cumplir los 41 años, mantiene la ilusión y las ganas de siempre, pero no será hasta pasadas las primeras carreras cuando decida si optará por quedarse más tiempo en la parrilla. Eso sí, ya en la escudería satélite y no en la oficial, aunque siempre con material pata negra. En cuanto a Maverick y Fabio, fueron los nombres del GP de Malasia el año pasado, porque el galo marcó la pole y estableció un nuevo récord con 1:58.303 y el español se alzó al día siguiente con la victoria. A ver si la nueva M1, a cuya evolución contribuirá Lorenzo como nuevo piloto probador de la casa de los diapasones, permite definitivamente a Mack pelear por el título.

En Ducati, está por ver si han dado un paso adelante en el apartado de potencia y velocidad punta, que es un arma que siempre tuvieron respecto a la competencia hasta que el año pasado la Honda igualó sus fuerzas. Dovizioso pide más chicha y menos inventos aerodinámicos, así que a ver si el genio de Gigi Dall’Igna ha sido capaz de conseguirlo. Su compañero Petrucci ha de volver por sus fueros algún día o empezar a despedirse del sillín oficial. Y mucho ojo al plantillón de pilotos satélites con el que cuenta la casa de Borgo Panigale, porque Miller, Bagnaia, Rabat y el recién llegado Zarco quieren y pueden ser también protagonistas.

En cuanto a Suzuki, repiten con Rins y Mir en el box. El primero ya sabe lo que es ganar en MotoGP, se pulió a Rossi en Texas y a Márquez en Silverstone, y el segundo ha de empezar a pelear por el podio en cualquier momento. Su mecánica es de las más equilibradas, pero deberá seguir creciendo para estar delante y empezar a meter miedo de verdad.

Respecto a KTM, la apuesta por el chasis híbrido (mezcla de tubular y doble viga) parece que ha salido bien por lo visto hasta ahora. A favor de la fábrica austriaca vuelve a contar la importante experiencia de Pedrosa en el papel de probador y las agallas de Pol Espargaró en el asfalto. La KTM sigue creciendo, pero está obligada a hacerlo siempre más que la competencia y eso no es nada fácil.

Y sobre Aprilia, a esperar que la nueva RS-GP sea definitivamente una moto capaz de estar a la altura de sus rivales. No es una evolución del año anterior sino completamente nueva, con motor de cuatro cilindros en V a 90º, y a poquito que vaya bien seguro que Aleix Espargaró sabrá exprimirla todo su potencial. A su compañero Iannone aún no se le espera, sancionado por dopaje, y Savadori hará lo que pueda.

Resumiendo, tres días de test por delante que saben a gran premio dada la falta de emociones durante el largo invierno. ¡A disfrutarlos!