DAKAR | ETAPA 8

Alonso roza la victoria y Sainz sufre, pero conserva el liderato

El asturiano, segundo con el Toyota a 4:04 de Serradori en su mejor día en el Dakar, mientras que el de Mini perdió 20, pero sigue al frente.

Alonso con el Toyota en el Dakar.
Eric Vargiolu / Panoramic / Bestimage GTRES

Si están siguiendo lo que acontece estos días en Arabia, más allá de la Supercopa de España en Yeda, en el desierto, sabrán lo difícil que supone abrir pista. Se lo habrán oído decir a aquellos que han ganado alguna etapa, como a Sainz por ejemplo. Pues después de ganar la anterior, el madrileño y Cruz volvían a ser los encargados de empezar la acción, pero esta vez lo iban a tener incluso más complicado. Al no haber etapa de motos ni quads, los que empiezan siempre la jornada, se encontraron la pista limpia, sin trazas. Y lo notaron…

Fue, sin duda, la jornada más sufrida de Carlos como atestiguan los casi 20 minutos que perdió con el más rápido, Serradori. Aguantó los primeros parciales sin perder mucho tiempo: cinco minutos en el Km 108 de los 476 que tenía el bucle alrededor de Wadi Al Dawasir, lleno de arenas y de pistas rápidas, como un tramo de 40 km a fondo. Sin embargo, luego no pudo frenar la sangría y además se quedó atascado en una duna. Lo positivo es que sus rivales, Al Attiyah y Peterhansel, salieron detrás de él y tampoco pudieron hacer una etapa redonda.

Así que haciendo la comparación importante, Sainz tampoco salió muy mal parado. Nasser le recortó menos de cuatro minutos y Stéphane, seis, por lo que el español de Mini continúa liderando la general por cerca de siete minutos sobre el qatarí y poco más de trece sobre su compañero francés. A veces menos es más. Y el que se quedó seguro con ganas de llevarse un poquito más de este octavo día de competición fue Alonso. Se le vio muy fuerte partiendo algo más atrás que los líderes y rozó la victoria con la punta de los dedos.

De hecho, durante unos minutos suyo era el mejor tiempo en meta… Hasta que Serradori se lo quitó. No fue sorpresa, porque el francés venía siendo el más rápido desde mitad de la etapa y en el penúltimo punto sacaba cuatro minutos y medio al asturiano. Al final se quedó a cuatro, y con pinchazo incluido. La victoria soñada, esa que parecía imposible, casi llega y, habiendo estado tan cerca, quizá sepa a poco, pero ser segundo no siempre tiene por qué dejar mal sabor de boca. Su primera vez peleando por un triunfo en el Dakar, es para estar orgulloso.

Hablando de orgullo, Roma también tuvo que sentirlo viendo que su apuesta poco a poco va avanzando. Si el domingo rozó con el Borgward el Top 10, al día siguiente al fin logró meterse, y a menos de 15 minutos del mejor. Plaza fue el mejor del otro grupo de españoles siendo 33º. Fuertes acabó 37º, Cristina Gutiérrez 41º tras el caos de ayer y Calleja y Foj se dejaron sobre dos horas. A Esteve no le dejaron salir después de acabar la anterior etapa de madrugada y espera que le dejen hacerlo en la siguiente. Ese en el que Sainz saldrá a morder.