Competición
  • Clasificación Eurocopa

MOTOGP I ENTREVISTA AS

Marc: "Hay que estar dispuesto a caerse 20 veces por año"

Conversación con el campeón en Tailandia en vísperas de que pueda volver a serlo, horas antes de subirse de nuevo a una Honda con la que tuvo un susto enorme en el FP1.

Marc: "Hay que estar dispuesto a caerse 20 veces por año"
Mirco Lazzari gp Getty Images

Entrevista con Marc Márquez para As en el GP de Tailandia, escogido a propósito hace tiempo por considerarlo posible escenario de la coronación de su octavo título mundial. Ese detalle no se le escapa al campeón, aunque a punto estuvo de irse al limbo este encuentro si su caída en el FP1 hubiera derivado en lesión, algo que por momentos se temió. Hablamos antes de que se subiera a una Honda con la que asume que tiene que caerse una media de 20 veces por temporada para que le ayude a ser el mejor.

-Muy buenas.

-¿Te toca a ti entrevistarme aquí?

-Sí, la pedí para Tailandia.

-¿Desde cuándo estaba programada?

-Varios meses. En junio si no recuerdo mal.

-Ah, por eso me dijiste en Silverstone qué resultados tenía que hacer para llegar con bola de título a Tailandia. (Risas). Querías que coincidiera con esta entrevista. (Más risas).

“Sacrificaría mi título por el de mi hermano en Moto2, porque yo ya lo tengo y él no”

-Pues no le voy a decir que no…

-Intenté hacer algo así en 2014, para tener oportunidad de título en Aragón, y me salió mal, porque me caí en Misano y luego me volví a caer en Aragón. Siempre es mejor tenerla cinco carreras antes de que acabe la temporada que cuatro, y que tres, y que dos… Pero también lo vives de otra manera, porque no lo vives tan intenso.

-¿Le gustaría que fuera más emocionante?

-No, pero ganar un campeonato en Valencia, en la última carrera, no es lo mismo que ganarlo en cualquier otro circuito. El primer boom es diferente. Luego los días siguientes son iguales, pero ese primer boom tiene más adrenalina.

-Es fácil imaginar entonces cuáles fueron los títulos que más le emocionaron…

-El primero de MotoGP fue el que más, por ser el más inesperado. En el de 2010 (el de 125cc), no sentí casi nada de adrenalina, porque no valoraba lo que era un campeonato. No lo supe valorar, porque era el primero. Había ganado, ¿y qué?. En cambio, el de 2013 sí que supe, porque ya en 2011 aprendí que aquí se gana, pero también que te puedes hacer mucho daño. Fue cuando tuve la lesión de la vista. Luego gané en 2012 el de Moto2, pero en 2013 llegó el primero de MotoGP y fue el más inesperado y el de más adrenalina. El de 2017, cerrado también en Valencia, con la mítica salvada. Parecía una carrera fácil y al final se complicó.

-Allí se habló más de la increíble salvada en la primera curva que del título. ¿Lo recuerda?

“Si fuera sobrado no perdería ni un duelo, porque te guardas cosas y aprietas al final”

-(Se ríe). Sí, claro. Es como en 2010, que se habló más de la carrera de Estoril en la que salí último a la penúltima carrera que en la que fui campeón.

-¿Tiene algún sobresalto preparado para esta ocasión? (Era en referencia a la carrera, que en entrenamientos sí que lo dio con la caída del viernes, y gordo).

-(Risas). ¡No tengo preparado nada así!

-¿Pero le gustaría que surgiera algún imprevisto que le diera más épica?

-No, no, no. A ver si se cree que lo provoco. Yo procuro siempre que la carrera sea lo más plácida posible, y ojalá salga aquí un fin de semana como el de Aragón, que es el soñado, pero eso pasa una vez al año y aquí toca gestionarlo de otra manera.

-¿En qué momento del campeonato se da cuenta de que este título no se le va a escapar?

-Cuando realmente tengo una ventaja cómoda es tras la carrera de Alemania (+58 sobre Dovizioso). Ahí me fui de vacaciones sabiendo que, si lo gestionaba bien, podía conseguirlo, pero hay que gestionarlo. Con más de 50 puntos ya tienes dos comodines y se te tiene que dar muy, muy mal para perderlo, pero esto es motociclismo y cada vez hay más carreras seguidas. Te puedes hacer daño en una y perderte dos carreras de golpe. Aquí existe el factor riesgo.

“Mi objetivo cada año será siempre pelear por un título y, el año que no se consigue, es un fracaso"

-De las ocho victorias que lleva, ¿cuál fue la más importante?

-Jerez, porque supuso la vuelta al liderato después del error grave de Austin y ganando como pretendía hacerlo allí, liderando desde el principio y escapándome. Eso fue un momento importante de cara a la moral, para olvidar Austin y volver a liderar.

-¿Y la más redonda?

-Argentina, porque saqué doce segundos. Allí tenía más margen que en Aragón.

-Ganar así hace que haya gente que piense que MotoGP pierde emoción. ¿Qué les dice?

-Claro que me llega que quito emoción, como también que gano por la moto o que la moto está hecha para mí. La dirección de la moto la marca el piloto que está líder del Mundial, pero lo importante que tenemos en Honda es que el comentario es el mismo de los pilotos que llevamos la misma moto. Y sobre el aburrimiento, que vean los duelos que he perdido también. Si fuera sobrado no perdería ni un duelo, porque te guardas cosas y aprietas al final. Pero si pierdes duelos y tienes caídas eso significa que no vas sobrado.

-Está claro que usted no se aburre.

-Claro que no. Si es verdad que en carreras como en Argentina o Aragón disfrutas menos que con carreras como en Austria, Silverstone o Misano. Aunque la pierdas, la carrera se te pasa más rápido. Cuando se te pasa rápido el tiempo es que estás disfrutando de la carrera. En Aragón, por ejemplo, se me hizo eterna la carrera. Estaba ahí y era cuestión de que pasaran las vueltas, sin fallar y manteniendo la concentración.

-Cada año suele mejorar. ¿En qué ha mejorado este año?

-Con la experiencia, a controlar el tempo de un fin de semana, a saber cuándo hay que dar más intensidad y menos, y el nivel de riesgo a tomar en cada momento. No hace falta arriesgar en todos los entrenamientos ni en todas las vueltas.

-¿Sacrificaría el título que está a punto de ganar por el de Moto2 de su hermano?

-Sí.

-¿Me lo dice de verdad?

-Sí, sí.

-Pero si él ya es campeón del mundo una vez.

-Pero de Moto3, no de Moto2, y yo ya lo soy de MotoGP.

-¿Me está hablando con el corazón en la mano?

-Que sí, que sí. Se lo doy si hace falta.

-¿Con toda la ventaja que lleva en la general?

-Yo ya lo tengo y mi hermano no, así que lo firmo ahora mismo.

-¿Y también lo hará el día que esté Álex en MotoGP?

-Eso se lo tendrá que ganar también, pero me sabría mucho menos mal que perder el título contra otro, porque quedaría en familia y entre nosotros. Yo me alegro lo mismo o más cuando gana una carrera mi hermano que cuando la gano yo. Desde fuera se vive diferente.

-Una de Rossi. Va tres años por delante de él a los 26 años. ¿Le dice algo?

-Son números indicadores de que lo estamos haciendo bien.

"Honestamente hablando, esperaba que Jorge Lorenzo lograse algún podio o luchase por alguna victoria"

-El año que viene tendrá la posibilidad de igualar sus nueve títulos en total y los siete en la clase reina. Hace poco tiempo resultaba impensable que hubiera alguien capaz de algo así…

-Mi objetivo cada año será siempre pelear por un título y, el año que no se consigue, es un fracaso, porque se ha hecho mal, pero también soy realista y sé que cada piloto tiene su época. Sé que Valentino tuvo la suya, luego llegó la de Lorenzo, la de Stoner y luego llegamos nosotros. Más adelante, seguro que llegará alguien y nos ganará. ¿Quién puede asegurar que no llegará en unos años, o el que viene, la época de Quartararo? Hay que ir adaptándose para ir sobreviviendo a esas épocas y eso es una de las mejores cosas que ha hecho Valentino.

-Ha nombrado a Quartararo. ¿Es el rival más complicado del futuro?

-Le veo como el más rápido, pero para ser un rival tienes que gestionar muchas cosas. Eso significa saber correr con presión. No es lo mismo ir rápido en unos libres o en una calificación que hacer una vuelta en carrera porque lo tienes que hacer. Este año, eso sí, es el más rápido hoy por hoy.

-¿Cuál es el compañero de box ideal? A Lorenzo no le vetó y ahora su mal año le puede costar al equipo ganar la triple corona.

-Me he dado cuenta este año de que tener un compañero más o menos fuerte no influye en mi nivel. En 2015, sí, porque no entendía tanto la categoría y tenía menos experiencia. Me costaba más localizar los problemas, pero ahora no me varía mi nivel el compañero que tenga. Cuando Honda me ha hablado de eso, porque siempre ha tenido el respeto de preguntarme por uno o por otro, nunca he vetado a nadie. Hay dos Hondas más idénticas a la mía y si un piloto cree que con la Honda puede ganar, que venga y que diga que no le importa nada el dinero sino ganar y podrá hacerlo porque tiene la Honda, si realmente puede hacerlo…

-¿Por qué hay tanta 'Márquezdependencia' en Honda? Los demás no se acercan a sus resultados ni de lejos con la misma moto.

-Está claro que llevo muchos años aquí dentro, conociendo esta moto. Para conocer sus límites tienes que ser capaz de aceptar que, si te tienes que caer 25 veces en una temporada, lo tienes que hacer. Y si te tienes que romper, te tienes que romper, porque es así. Es una moto que es crítica, pero cuando la entiendes se le puede sacar el máximo y puedes ir un poco más allá.

-Todo el mundo no está dispuesto a eso.

-Hay que estar dispuesto a caerse una media de 20 veces por año, que es la que llevo yo en los tres últimos años.

"Rafa Nadal, si quiere, que no le dé vergüenza felicitarme como a mí me dio con él"

-¿Y por qué no se rompe con tanta caída?

-Tienes que saber arriesgar donde puedes. En Australia, y toco madera, arriesgas lo justo. Allí, si no puedes, no puedes, porque sabes que una caída en Australia es hacerse daño. Te vas a Le Mans y arriesgas más, porque son curvas más lentas. Este año me caí allí dos veces. Y en Aragón arriesgas en la bajada del Sacacorchos, pero no en la curva rápida entrando en meta. Ahí, cuidado, que vas más rápido. Hay que saber arriesgar. Eso sí, nunca me quiero caer y las caídas donde te haces daño son las que no esperas.

-¿Sabía o intuía que iba a pasar este año lo que ha pasado con Lorenzo en la Honda?

-Honestamente hablando, intuía que a Jorge le costaría un poco, porque conozco bien la Honda, pero para nada esperaba esta situación. Esperaba que cayese algún podio o luchase por alguna victoria. También es cierto que, cuando parecía que estaba cogiéndole un poco el rollo, se ha hecho daño, como cuando se cayó en Montmeló. Y cuando te caes con una moto y no sabes por qué ha sido, pierdes confianza, luego te caes y pierdes más. Entras en bucle y, con estas motos, cuanto más lento vas, más difíciles son de pilotar. Cuando vas lento, si quieres copiar la electrónica del compañero de equipo no va acorde con lo tuyo y no te puedes comparar.

-¿Cuándo tiene intención de empezar a mover ficha para el próximo contrato? Muchos aficionados y periodistas le vamos a pedir un cambio de fábrica algún día para convertirse en el más grande si gana también con otra moto.

-(Sonríe). Mi discurso no cambia y mi prioridad es Honda. Son los primeros que escucharé y a los primeros que valoraré. Si a mí Honda me tiene contento con todo lo que pido, no tengo intención de escuchar a otra marca. ¿Cuándo se empieza a hablar de esto? ¿Quién te dice que no se está hablando ya? (Risas).

-A mí me da que se ha ganado un contrato estilo Fórmula 1, a nivel de 30 millones por año, porque no está por debajo de Hamilton o Vettel, por ejemplo, y son cifras que aquí no se barajan. ¿Está de acuerdo?

-Intentamos gestionarlo de la mejor manera. Siempre priorizo lo deportivo. Puedes pillar mucho en lo económico, pero puedes restar así capacidad al proyecto. Dependerá. Todo el mundo quiere ganar un euro más, claro, pero mi prioridad es lo deportivo y luego viene lo otro. Tiene que ir todo acompañado para estar contento y poder disfrutar de lo que más le gusta.

-¿Se siente lo suficientemente reconocido mediáticamente para el valor que tiene lo que está haciendo en este deporte?

-Mediáticamente hablando, tengo la suerte de ser reconocido, pero está claro que a todos los que estamos aquí nos gustaría que el campeonato tuviese incluso mucha más repercusión. Seguramente que Dorna está trabajando para tener más repercusión, pero todos tenemos claro el camino para que tenga más repercusión.

-¿Habría alguna felicitación que le hiciese especial ilusión por el nuevo título? El otro día usted me dijo que le dio vergüenza felicitar personalmente a Nadal y que sólo lo hizo a través de las redes sociales…

-(Sonríe). ¿Ilusión? Hay muchos. Pueden ser Nadal o Messi… Piqué me felicita casi después de cada carrera. Mi prioridad es centrarme para intentar conseguirlo y todas las felicitaciones serán bienvenidas. Y Nadal, si quiere, que no le dé vergüenza felicitarme como a mí me dio con él. (Risas).