Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

F1 I LA INTRAHISTORIA

Y el padre de Hamilton tiene sonrisas para Ferrari…

Lleno absoluto en Silverstone, ambiente de carreras puras y un gesto en la parrilla entre los mecánicos de Maranello y el padre del pentacampeón.

Y el padre de Hamilton tiene sonrisas para Ferrari…
Jesús Balseiro

Algo de culpa tendrán estos monoplazas cuando sale una buena carrera de un entorno tan poco agraciado, nada fotogénico, inmenso e inhóspito, donde siempre hace frío y parece que va a llover. Pero el asfalto de Silverstone tiene historia en cada yarda, pensando en millas se inventó la Fórmula 1 y los nietos de quienes asistieron al primer gran premio de la historia en 1950 vivieron ayer una de las mejores carreras de la era híbrida, a pesar del doblete.

Desde el jueves los carteles informativos de todas las carreteras que rodean Towcester amenazaban: ‘Sold out’. ‘No hay billetes’. Durante todo el fin de semana, trasiego constante de celebrities y apasionados de las cuatro ruedas. En la parrilla se respiró automovilismo, por ahí estaban todos los que son. Newey, escudriñando el Red Bull antes de comprobar que faltaba una pieza en el alerón de Verstappen. También iba sonriente Anthony Hamilton, padre del chico que ganó por la tarde, acompañado de su mujer.

"Fernando Alonso se retiró demasiado pronto, aunque entiendo porque se fue. Si volviera sería fantástico, porque necesitamos a alguien como él en este deporte de nuevo", fue la respuesta que el progenitor del pentacampeón del 'Gran Circo' dio en los micrófonos de 'Movistar F1' sobre el futuro del asturiano.

Después, se despistó antes de llegar a la flecha de plata contemplando al coche más llamativo de los diez, se le escapaba la sonrisa. Se percataron los mecánicos de Maranello, que llegaron a saludarle y agradecieron el gesto. Quizás sea lo único que le falta al automovilismo británico para tocar el cielo: ganar con Ferrari.