Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

MOTO3

Alonso López: "Paso más hambre que el perro de un ciego"

Alonso López en la presentación del Estrella Galicia.

EDUARDO CANDEL

DIARIO AS

El del Estrella Galicia mide 1.80 y se esfuerza con una estricta dieta para pesar lo menos posible sobre su Moto3: "Vengo de 66 kilos, estoy en 64 y quiero bajar a 62 o 61".

El madrileño Alonso López saldrá a por nota esta temporada en el Mundial de Moto3. Será su segundo año en el box del Estrella Galicia, sobre una Honda que este año tiene un motor mejor y a la que quiere ayudar pesando lo menos posible con su 1.80 de estatura. A sus 17 años, tiene dimensiones de Moto2, pero antes ha de brillar más en la clase pequeña.

—Ha dejado de ser un novato en el Mundial. ¿Cómo se siente ante su segundo año en Moto3?

Simplemente, con más experiencia. Estoy súper emocionado, porque esta pretemporada estamos avanzando mucho, mucho, ahí a la sombra y eso va a ser bueno.

—Me cuentan que la nueva Honda le tiene muy satisfecho. ¿Es cierto?

Me agrada muchísimo la nueva Honda. Tiene puntos positivos y negativos, como todo, pero hay más pros que contras.

—¿Cuáles son?

Con el motor nuevo se ha mejorado, que es algo que pasa cada año y siempre es bueno, pero en cuanto a chasis, al tener un poco más de potencia hemos perdido un poco. Le falta más giro. Ese poquito más de motor hace que todavía el chasis no sea tan competitivo, y estamos trabajando en eso.

—¿Está entre los favoritos al título o es mucho decir?

Voy a intentar estar entre los favoritos al título. Es el objetivo que me marco.

—¿Qué hace falta para que realmente lo sea?

Te lo digo después de la primera carrera, en Qatar.

—¿Necesita subir al podio por vez primera para crecer desde ahí?

Exacto. En cuanto subes al podio, te cambia la mentalidad y vas con mentalidad ganadora.

—Veo que no para de crecer. ¿Cuánto mide?

1.80.

—¿Y entra bien en la Moto3 con tanta estatura?

Acoplarme no me cuesta. Es más, soy un piloto muy aerodinámico. Lo que me cuesta es el peso.

—¿Cuánto pesa?

Ahora mismo estoy bajando, porque venía de 66 kilos y ahora estoy en 64. Mi objetivo es estar en 62 o incluso en 61 kilos y mantenerlo.

—¿Qué es más difícil, llegar a ese peso o mantenerlo?

Lo difícil es llegar. Mantenerlo es más o menos fácil.

—¿Cómo lo hace, con dieta muy rigurosa o con mucho ejercicio?

De las dos maneras, pero vamos, que paso más hambre que el perro de un ciego como quien dice. (Se ríe).

—¿Qué es lo que más echa de menos en su dieta?

Me gustan mucho los platos de cuchara, las lentejas y la fabada de la abuela, con su media barra de pan, pero eso ahora no puedo ni tocarlo. Estoy a base de ensaladitas y esas cosas. Y encima tengo un jefe muy estricto como es Jordi Arquer, que además estudió la carrera de nutricionismo y me tiene todo bien controlado.

—Se ve que está preparado a nivel físico. ¿Lo está también a nivel mental?

Sí. Sinceramente, creo que este año he dado un paso a nivel mental. No sé por qué, pero ha sido un paso muy grande y me noto muy constante. En cuanto empiezo, no fallo.

—¿Los principales rivales?

Dalla Porta y Canet son los rivales a batir. También hay otros pilotos que van a ir rápido, como Marcos Ramírez, Masiá, Foggia…

—¿Subirá a Moto2 al acabar el año?

Dependerá de lo que haga este año, pero me gustaría, porque soy muy alto y en Moto3 tengo un hándicap. Me lo tengo que ganar.

—Le deseo toda la suerte del mundo y que pueda pelear por el título.

Ojalá se cumplan tus deseos.