Temas del día Más temas

WEC | 24 HORAS DE LE MANS

Toyota: a la 20ª fue la vencida

Toyota: a la 20ª fue la vencida

JEAN-FRANCOIS MONIER

AFP

Después de 19 intentos, la marca japonesa logra por fin el triunfo en las 24 Horas de Le Mans con un doblete histórico y Alonso en lo más alto.

Le Mans

¿Cuánto le ha costado a Toyota ganar Le Mans? Esa es la pregunta que me hacen desde la redacción de Madrid y para contestar empecemos por el principio. Dinero. De momento 120.000 euros, eso es lo que cuesta la inscripción en la mítica prueba si tienes dos coches, aunque en este caso por participar en todo el WEC y ser quien vos sois se reduce de manera considerable. Y todo para ganar 40.000 euros con la victoria. Pero en la vida no todo es cuestión de dinero. O casi nada importante en realidad. ¿Alguien se atreve a monetarizar el amor? Pero lo que sí es necesario es una buena inversión y según nuestras fuentes todo el programa de motorsport de Toyota supera los 400 millones de euros anuales y la Resistencia es la estrella del Toyota Gazzoo Racing.

Pero si hablamos de intentos, de seguir y seguir hasta lograr el éxito tenemos que decir que han sido 19 veces sin lograrlo y a la 20 han conseguido un tremendo éxito con un doblete histórico y Alonso, la gran estrella, en lo mas alto.

La primera vez fue en 1985 con un Toyota 85C-L, el único que terminó de los dos fue el número 36 de Satoru Nakajima, Masanori Sekiya y Kaoru Hoshino que concluyó 12º en la general de la carrera. Sin embargo la historia de Toyota es la de la mala suerte, si así lo queremos llamar. En 1994 y 1998, problemas de potencia y un año después una serie de pinchazos provocó paradas extra y quedaron segundos a una vuelta del ganador.

Pero la escena más representativa es la de Kazuki Nakajima en 2016 liderando la prueba con cierta tranquilidad cuando a falta de cinco minutos para completar las 24 horas el japonés advertía por radio de que su coche no iba, no tenía potencia. Sueño roto.

El año pasado los tres coches de Toyota quedaron fuera, dos por problemas mecánicos y el otro por un accidente con un doblado que también afectó a otro de los coches nipones. Pero esta temporada, después de horas y horas de ensayos, entrenamientos y mucho esfuerzo han logrado el objetivo y han dado una lección muy japonesa, no rendirse jamás garantiza el éxito.
Su primer gran resultado fue el podio en 1992, dos coches diferentes en cinco equipos, el pilotado por Sekiya, Raphanel y Acheson, terminó en segunda posición.

Pero es en 2012 cuando regresan a Le Mans en su última etapa con un coche híbrido de gasolina, el primero que participa en Le Mans y tras varios intentos ahora por fin… victoria. Nunca hay que rendirse.

0 Comentarios

Mostrar