Mónaco fue un punto de inflexión para Mercedes

FÓRMULA 1

Mónaco fue un punto de inflexión para Mercedes

Mónaco fue un punto de inflexión para Mercedes

Boris Horvat

AP

James Allison asegura que la prueba monegasca les permitió observar con gran facilidad las debilidades del monoplaza.

Ocho días. Este es el tiempo que falta para que los monoplazas regresen a la acción con motivo del Gran Premio de Bélgica 2017. Hasta entonces, las fábricas de los equipos trabajan contrarreloj para incorporar el mayor número de mejoras de cara a la segunda mitad del Mundial de Fórmula 1 2017.

A pesar de haberse ido al parón veraniego como líderes en el Mundial de equipos con 357 puntos, Mercedes no quiere frenar su actividad para intentar impulsar a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas en su objetivo de lograr por cuarto año consecutivo, ambos títulos.

Para lograrlo, James Allison reconoce que el Gran Premio de Mónaco fue un punto de inflexión para los ingenieros de Brackley, ya que les permitió observar con gran facilidad los puntos débiles del W08: "La pureza con la que se nos presentaron en Mónaco los problemas hizo mucho más fácil diagnosticar los mayores factores. Fue útil de dos maneras: como un estímulo y como un diagnóstico. Antes de Mónaco, habíamos ganado algunas carreras, habíamos estado en la pole en todos menos una. Claramente teníamos un coche rápido, pero fue realmente útil para nosotros ver qué problemas teníamos que tratar".

Un diagnóstico que es compartido por Toto Wolff. El jefe ejecutivo de Mercedes elogia la capacidad de reacción que tuvieron todos sus empleados que se han visto reflejadas en las tres victorias logradas desde la prueba monegasca: "Trabajan a un nivel muy alto todo el tiempo, pero cuando las cosas suceden como en Mónaco, cuando de repente todo tu rendimiento decae, hay un mayor énfasis en tratar de descubrir lo que pasó. Estoy muy impresionado por la forma en que el equipo manejó la situación, pero lo hacemos todos los fines de semana".

0 Comentarios

Normas Mostrar