FÓRMULA 1

Alonso solo espera un milagro

Tiene bajo mínimos la confianza en la capacidad de McLaren para sacar adelante el proyecto. La segunda mitad del año, esperanza lejana.

Sochi
0
Fernando Alonso, piloto de McLaren Honda, en Rusia.
SRDJAN SUKI EFE

Doce horas de vuelos varios entre Rusia, Europa y Estados Unidos para llegar a Indianápolis y olvidarse, por unos días, de su deporte, el que le ha hecho leyenda, el que le ocupa la tristeza ahora. Fernando Alonso se fue del circuito de Sochi tras la reunión con sus ingenieros en la que analizaron los datos, sobre todo, de Vandoorne y las razones por las que su coche se negó a comenzar la carrera.

Y después al aeropuerto para empezar otro viaje. No va a ser tan sencilla como en un primer momento pensó la aventura de Indy 500, hay mucho que aprender, poco tiempo y todo es mucho más diferente de lo que pudiera parecer, pero allá va a por ello. A intentar respirar lejos del ambiente opresivo de la F1 y su equipo actual.

Alonso, considerado uno de los grandes de siempre de este deporte, ve como es el único piloto que no ha terminado una sola carrera esta temporada, sufre con el hecho de no poder si quiera empezar en Sochi. Y empieza a tener la confianza en su escudería bajo mínimos. Alonso ha mostrado en muchas ruedas de prensa y entrevistas su fe en McLaren Honda, como cuando nos dijo a AS que pensaba que su escudería ganaría el título antes que Ferrari. Ahora se lo echan en cara los que no dan puntada sin hilo.

En sus declaraciones públicas Alonso defiende sobre todo a McLaren y critica a Honda, pero sabe que la culpa de la situación que está viviendo es del conjunto de la escudería. Tampoco los ingleses, a pesar de un chasis decente y una aerodinámica más o menos buena, lo hacen todo bien ni están ayudando a Honda como deberían. Aunque sí, el problema más importante es la unidad de potencia. "Quisiera pensar que con un motor bueno estaríamos luchando con los líderes", decía el español. Y en ese sentido espera con ansiedad las supuestas mejoras de los japoneses, pero en Rusia había una relativa a la fiabilidad y…

La primera que supone real, a pesar de las declaraciones de Hasegawa, será en Canadá, pero no será nada extraordinario y solo en la segunda mitad de la temporada podremos ver una reacción. Pero es una esperanza lejana. Otra cosa es que funcione. Alonso ya solo espera un milagro por parte de su equipo, algo parecido a lo que él intenta, y a veces consigue, hacer en cada carrera.

La falta de pretemporada lastra al equipo y aparecen fallos que creían superados u otros nuevos, como el de la MGU-K en Rusia después de arreglar la MGU-H que falló en Bahrain. El motor de combustión sigue ofreciendo cerca de 70 caballos menos que los mejores y cuando falla la parte eléctrica el deficit es mucho mayor, además del excesivo consumo. Los problemas están identificados, pero la solución parece inalcanzable de momento. Y por los circuitos se ve a los mismos ingenieros japoneses de siempre…