Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Bundesliga
Copa Libertadores
Liga Portuguesa
Estas leyendo

Se fue María de Villota

FÓRMULA 1

Se fue María de Villota

Se fue María de Villota

Fue hallada sin vida en un hotel de Sevilla, donde se encontraba para dar una conferencia sobre su experiencia. Las causas del fallecimiento fueron "absolutamente naturales".

Una sensación extraña, como si por el cielo pasara una estrella. En pleno día. En el circuito de Suzuka se hizo el silencio. De repente el sonido de los coches dejó de tener sentido, las curvas desaparecieron y la tabla de tiempos no estaba en los monitores. Llegó la noticia de una muerte desde España y no importó ya nada más. María de Villota ha fallecido, la luchadora, la chica que perseguía un sueño hasta que la fatalidad cambió su existencia para siempre, la guerrera que sentía la necesidad de vivir, la que hacia sentir pequeños a los más grandes.

Y ese universo de la Fórmula 1 quedó conmocionado, pensando en despertar de un mal sueño, como una de esas noticias que a la mañana siguiente esperas que no sean verdad. Pero lo son. Y María ahora vivirá en nuestros recuerdos, una forma de convertirse en inmortal. Me viene a la memoria el GP de Australia 2012, su primera carrera como piloto de desarrollo de Marussia; caminaba por el paddock acompañada del resto de héroes de este deporte, casi de la mano de un doble campeón asturiano. "Ha sido increíble estar en la reunión de pilotos, tengo que decir que Fernando me ha ayudado mucho. Y Pedro, se están portando muy bien conmigo", explicaba.

Ese mismo Alonso que ayer se quedó sin saber qué decir al escuchar la noticia, incrédulo, con ganas de que se hubieran equivocado los periodistas, ese De la Rosa que ya de noche en Suzuka preguntaba si se sabía algo más, como si la respuesta pudiera devolverle la vida a su amiga. "Mierda de vida, eh, tío", repetía el probador de Ferrari. Ésa era la frase más repetida ayer en varios idiomas en el paddock del circuito japonés desde que, durante la disputa de los segundos libres, se conociera la fatal noticia.

La expiloto española fue hallada sin vida en el hotel Sevilla Congresos de la capital andaluza, ciudad en la que se encontraba para dar una conferencia sobre su experiencia, sobre cómo precisamente logró engañar a la muerte, cómo era un milagro viviente. Un congreso, 'Lo que de verdad importa', en el que iba a participar se canceló en muestra de respeto. Sobre las 7:00 de la mañana su asistente, Arancha Yagüe, encontró el cuerpo sin vida de la madrileña de 33 años, parece que sufrió un derrame cerebral que le provocó una parada cardiorrespiratoria mientras dormía. Las causas del fallecimiento fueron "absolutamente naturales", según el forense.

Su familia, que se encontraba en Madrid, se trasladó inmediatamente a Sevilla, con su padre el expiloto Emilio de Villota al frente, igual que su primo Pablo, que estaba en Japón trabajando para el Banco Santander y volvió a España, como no podía ser de otra manera. La familia quiso dejar este mensaje: "María se nos ha ido. Tenía que ir al cielo como todos los ángeles. Damos gracias a Dios por el año y medio de más que la dejó entre nosotros. Firmado: Familia Villota".

María presentaba un libro sobre su vida este lunes titulado 'La vida es un regalo', con prólogo de su amigo Marc Gené que ayer apenas podía aguantar las lágrimas en público. Como algunos mecánicos de Marussia que la conocieron y la aprendieron a querer. María lo intentó y después de vencer a la muerte que debía ser según la ciencia tras ese accidente terrible, tuvo más de un año de vida de regalo tras pelear como solo ella y su familia saben. Y es que a veces luchar no es suficiente, pero su ejemplo perdurará en el tiempo. María de Villota, piloto para siempre de Fórmula 1, descanse en paz.

El sepelio se oficiará en la intimidad

María de Villota será incinerada hoy en Sevilla, en donde ya se encuentran sus padres, sus hermanos, su marido y sus allegados. Ayer por la tarde se celebró en la capital hispalense una misa en su memoria, mientras que sus restos mortales se trasladarán a Madrid una vez que se encuentren a disposición de su familia. Ya en la capital, el sepelio se realizará en una cripta privada de la familia y en la intimidad de su círculo más cercano.
No será hasta la tarde del próximo martes cuando se celebre un nuevo oficio religioso, ya público, posiblemente en la iglesia de Los Dominicos, también en Madrid. La familia ha querido evitar así cualquier ceremonia multitudinaria, lo que parecía inevitable en estos casos de una persona tan querida y admirada como la expiloto.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar