Estas leyendo

Alonso se convierte en Ascari y Nuvolari

Fórmula 1 | Ferrari se inspira en sus orígenes

Alonso se convierte en Ascari y Nuvolari

Alonso se convierte en Ascari y Nuvolari

ferrari magazine

El bicampeón español pilotó en Fiorano el Auto Avio 815, con el que Alberto fue doble campeón mundial, y el primer Ferrari de la historia con ese nombre, el S 125 que llevó el gran Tazio en sus últimas victorias.

Entrando en Maranello hay un enorme Cavallino Rampante plateado y detrás, el circuito de Fiorano. La historia te envuelve, la magia... la leyenda de algo único. Inspiración. En 1943, la fábrica se trasladó de Modena a este pueblo del norte de Italia para evitar los bombardeos aliados. Un año después fue destruida en la guerra y meses más tarde, Enzo Ferrari inició la construcción del Auto Avio Construzioni 815, el coche que Fernando Alonso ha pilotado en Fiorano. El español y Felipe Massa son los protagonistas de un sensacional reportaje de la revista oficial de la marca.

Da la sensación de que Ferrari busca inspiración en sus orígenes. Esta temporada, después de disfrutar con el Ferrari 375 F1 de José Froilán González que ganó la primera carrera para la Scuderia hace sesenta años, el español logró su única victoria del año. Ahora se ha puesto a los mandos del primer Ferrari de la historia, el que aún no llevaba el nombre del fundador. Fue el abogado Levi quien le dio a Enzo uno de los mejores consejos de su vida. "Si tanta confianza tienes en tus coches, ponles tu nombre", le dijo, aunque el Commendatore quería que se llamasen Mutina, nombre en latín de Modena. Pero en aquellos años 40, tras un litigio con Alfa Romeo, no podía usar ese nombre.

Así nació Auto Avio y el 815, que tenía ocho cilindros y 1.500cc. Su propulsor estaba realizado con piezas de motores Fiat de cuatro cilindros y dos válvulas montadas sobre un bloque de ocho cilindros en línea

Llegaba a los 75 CV de potencia, a 5.500 rpm, y una velocidad de 160 km/h, su carrocería pesaba sólo 55 kilos, caja de cambios de cuatro velocidades, tracción trasera, frenos de tambor y ruedas de radios. Pesaba 650 kilos en total. Una obra de arte que el asturiano ha podido pilotar junto a su compañero.

Ese coche no terminó en su debut en la Mille Miglia de 1940 con Alberto Ascari y su primo Juan Minozzi, pero lograron la vuelta rápida. Ascari sería, con los coches rojos, el primer bicampeón de la historia de F-1.

El S 125 fue la locura que inauguró una leyenda. Se trataba de un coche con un motor de doce cilindros en V, sólo 1.500cc y 180 km/h. Alonso se sorprendió de la postura de conducción de este coche, de su ligereza y de la conducción pura. Con esa máquina, el asturiano pudo sentirse Tazio Nuvolari. El coche de Enzo tampoco terminó su primera carrera en Piacenza, el 11 de marzo de 1947, pero ganó la siguiente en Roma y toda Italia pedía que el campeón de campeones, el gran Tazio, llevará aquel coche volador de motor imposible. Ganó en Forlí y en Parma. Las últimas victorias de Nuvolari con el primer Ferrari. Ahora, Alonso ha volado en el tiempo con aquellos coches en Fiorano. En el año que está por venir buscará devolver la gloria a Ferrari. En sus manos, el español ya siente el espíritu de los primeros...

También te puede interesar