Story of Seasons: Pioneers of Olive Town
Story of Seasons: Pioneers of Olive Town
Carátula de Story of Seasons: Pioneers of Olive Town

Story of Seasons: Pioneers of Olive Town, análisis Nintendo Switch

Story of Seasons vuelve a Nintendo celebrando el 25 aniversario de la saga. Analizamos Pioneers of Olive Town, exclusivo de Nintendo Switch.

En el catálogo del ocio interactivo hay miles de propuestas con las que sentirte a gusto. Para echar una partidita rápida, emocionarte con una aventura, pegar tiros a todo lo que se mueva o para evadirte de la vida diaria. En esta última mencionada también hay a trote y moche pero pocos pueden durarnos tantas horas —a excepción de los de género mmorpg— como un simulador de -inserte aquí su temática favorita-.

Marvelous y Xseed Games vuelven en exclusiva a Nintendo Switch para darnos la razón con un título en homenaje al 25 aniversario de la franquicia Story of Seasons. Hablamos de su último videojuego; Story of Seasons: Pioneers of Olive Town.

Pioneros de Villa Oliva

Story of Seasons es una saga que emula una vida en la granja y que, al mismo tiempo, abraza la simulación social. Ninguno de sus capítulos llega a tener la profundidad de Farm Simulator o Los Sims en sus respectivas áreas pero entretienen tanto o más que ambos juntos. Su desenfadado aspecto o la sencillez de algunas de sus rutinas —aunque no siempre es así— los hacen juegos muy entretenidos y fáciles de asimilar.

Tras 25 años desarrollando videojuegos de la franquicia, llega el turno de Pioneers of Olive Town, un título que nace con la idea de celebrar esta fecha tan emblemática de la saga en consolas y ordenadores de todo el mundo. Y lo hace en Nintendo Switch, una consola que hasta la fecha ya ha tenido el placer de contar con tres títulos de Story of Seasons en su catálogo; Doraemon Story of Seasons, Friends of Mineral Town y éste que nos ocupa.

La vida en Villa Oliva

Comenzamos nuestra vida rural tras una pequeña escena de vídeo donde se nos habla de cómo se fundó Villa Oliva y quiénes fueron sus pioneros. Nosotros, como avatar que podemos personalizar en un editor bastante extenso, añoramos esos tiempos en los que nuestro abuelo, uno de los pioneros, vivía allí. El alcalde saldrá a recibirnos y nos dará consejos básicos para devolverle la vida a la granja que poseía nuestro abuelo.

Por ahora, salvo el estupendo editor de personaje —¡hasta nos deja personalizar nuestra moto!—, casi nada es diferente a otros de la saga o del género. Y es que salvo por un par de detalles la mecánica de juego, características y posibilidades son casi las mismas de siempre. Sin embargo en Pioneers of Olive Town todo se siente diferente.

Nuestro día a día se basa en plantar hortalizas, árboles frutales o flores según la época del año —primavera, verano, otoño e invierno— , pero también criar a diferentes animales para obtener de ellos sus materias primas, como la leche, huevos o lana. También ayudando en la mejora de Villa Oliva atendiendo las peticiones de los lugareños o socializando con ellos. Y si hemos ligado lo suficiente, incluso podemos casarnos con una o un olivense y tener descendencia.

Si nos queda un hueco antes de que el sol se ponga siempre podemos mejorar nuestra finca y los aledaños quitando arbustos, picando piedras del camino, achicando charcos, recogiendo productos silvestres por nuestro recinto, talando árboles o haciendo fotos a animales salvajes. Como véis, los días son de lo más ajetreados, y eso que hemos resumido lo máximo posible. La buena gestión del tiempo se convierte en obligatoria.

Creando la diversión

En este punto del análisis se hace indispensable hablar sobre cómo Marvelous y XSeed han conseguido que el videojuego atraiga la atención del jugador. Al contrario que en otros capítulos donde el avatar tenía su granja, su terreno y solo tenía que plantar y criar, con Story of Seasons: Pioneers of Olive Town han logrado que el usuario viva en una constante sensación de autosuperación.

Pioneros de Villa Oliva nos habla de la fundación de un pueblo que se encontraba en pleno bosque, que salió de la nada gracias a unos cuantos aventureros. Nosotros tenemos el mismo papel en el videojuego aunque con la villa ya construida. La exploración y la naturaleza son el ADN de Pioneers of Olive Town y eso se respira desde que pisamos la granja por primera vez. Por llamarla de algún modo, porque ni hay granja ni casa donde alojarnos, tan solo una triste tienda de campaña —han aprendido del mejor, de Tom Nook— y un terreno lleno de árboles, piedras, hierbajos y bichos.

Desde ese momento tenemos que trabajar para levantar no solo nuestra casa, también los diferentes emplazamientos para animales o accesos a otras zonas que necesitan repararse. Cada acción que llevamos a cabo es un paso adelante tanto para nosotros como para el pueblo y esto consigue que el jugador vea su esfuerzo recompensado.

Además, en Pioneers of Olive Town hay herramientas más que suficientes como para auto abastecernos de todo sin tener que pisar la tienda local del pueblo. Esto casa perfectamente con la temática del videojuego, que es la de la exploración y la creación. Desde encontrar nuevas materias primas en el bosque, poder cosechar nuestras propias semillas, multitud de máquinas para crear objetos, cocina que mejora nuestras estadísticas o los duendes que nos suministran útiles a diario.

Todo se basa en la autosuperación, la exploración y la naturaleza y si a todo esto le añadimos una historia con principio y final tenemos la mezcla perfecta. Un videojuego que te engancha desde los primeros compases hasta que nos duelan los dedos. El planteamiento de este Pioneers of Olive Town sigue siendo el mismo de siempre pero la vuelta de tuerca le sienta fenomenal.

Mejoras jugables

Aquí entra otra de las partes donde comentábamos que todo se siente diferente. Marvelous y XSeed han pulido al máximo la jugabilidad de Pioneers of Olive Town haciendo aún más sencilla la interacción con el entorno, el moverse por los menús o la automatización de los procesos.

Ambas compañías están imprimiendo mucho cariño en actualizar su franquicia y es algo que ya vimos en Friends of Mineral Town. Allí los menús de juego y algunas características se habían renovado por completo para que todo fuera más intuitivo y es aquí en Story of Seasons: Pioneers of Olive Town donde ponen la guinda al pastel.

Ahora es todo más sencillo y más al tajo. Las peticiones de los lugareños, por ejemplo, se reúnen en un tablón de anuncios al igual que lo hace Stardew Valley. De vez en cuando nos pedirán objetos que podemos llevar en cualquier momento del día y recibir al instante nuestra recompensa. El cultivo se hace más sencillo gracias a los aspersores, aunque los duendes no nos ayuden en las tareas de la granja propiamente dicho. Ahora estos seres nos traerán objetos de interés según cómo gestionemos su capacidad para recolectarlos. Cuantos más ayudantes asignemos al duende experto en según qué materia, más objetos nos regalarán al final del día. Sin contar con que también nos retan en divertidos minijuegos con los que conseguir objetos preciados.

Hay varias minas, por ejemplo, cada una con sus propios materiales que podemos extraer si mejoramos poco a poco nuestro pico. También muchas zonas de pesca donde la “caza” se determina según la época del año, el horario y la climatología, que vuelve a ser aleatoria pero previsible si escuchamos la radio a diario.

Hay mucha comodidad en las tareas gracias a las herramientas que empleamos a diario, sobre todo si las mejoramos o subimos el nivel de la proficiencia —un máximo de 12—. De hecho, como quien dice, te puedes especializar en una rama en concreto y centrarte solo en ella, aunque quedarás algo cojo de todo lo demás.

Otro detalle importante, que si bien no es una mejora si no una novedad, es la adición de poder personalizar a nuestro antojo nuestra casa y terreno. Desde estatuas, muebles —podemos fabricarlos también— , trofeos u otros elementos decorativos en nuestro hogar, a vallas, caminos, árboles y demás en las hectáreas colindantes a nuestra granja. Con ello se consigue que el jugador sienta como suya al cien por cien el área donde tanto trabajo le está dedicando. Si a eso le unimos la posibilidad de crear vestuario o pasar por la peluquería en la tienda de moda del pueblo se nos queda un videojuego muy personalizable.

El menú de juego no sorprende, sobre todo si venimos de Friends of Mineral Town, aunque sí la cantidad de tutoriales e información que hay disponible en su interior. Si eres nuevo en el género de la simulación agrícola lo vas a tener muy fácil porque hay ayudas tanto en el menú de juego como en tu propia casa. A ello se le suman estadísticas e información de prácticamente todo.

Hay más novedades a destacar, como la del Museo y cómo funciona en Pioneers of Olive Town. Aquí no se va a vender tesoros, peces, animales o insectos, aquí se donan al museo para que se puedan exhibir y, de paso, llevarte su estatua a casa para decorarla con dicho objeto. ¿Os suena de algo? Así es, Animal Crossing. Lo nuevo de esta franquicia tiene muchos elementos en común no solo con Stardew Valley si no también con Animal Crossing, como ya habéis leído durante el análisis.

Entre las donaciones hay dos que requieren del uso de una cámara fotográfica; los insectos y los animales. Como no es posible capturarlos, el jugador debe equiparse una cámara de fotos que hará que cambie la vista a una en primera persona. Después es apretar el botón disparador y ya estaría listo. ¿Lo interesante? Ver Villa Oliva y alrededores en unas trabajadas tres dimensiones en primera persona y poder fotografiar lo que captes por el objetivo. ¿Lo peor? Que solo hay diez huecos disponibles para fotografías.

Ahora también podemos encontrar una nueva herramienta; un cubo. Con él podemos achicar desde pequeños charcos o pequeños pantanos llenos hasta los bordes de agua. Evidentemente, con el cubo sería difícil de extraer todo ese H2O por lo que hará falta una máquina especializada para tal efecto y que usa carbón como combustible.

En definitiva, con Story of Seasons: Pioneers of Olive Town han creado el videojuego de gestión agrariosocial más divertido de los últimos años. Y lo que es más importante, el quizás mejor de toda la saga. La excusa del veinticinco aniversario le ha sentado de maravilla a una franquicia que necesitaba renovarse si quería destacar entre el titán Stardew Valley y Animal Crossing New Horizons. Pero, ¿será lo suficientemente bueno para destacar entre ambos?

Aquí entraría, como siempre, los gustos de cada jugador. Lo que anhela de anteriores capítulos, lo que esperaba tras jugar a la competencia o cosas tan banales como las que han criticado los jugadores japoneses; que no haya retratos en dos dimensiones en las conversaciones.

Sí es cierto, por ejemplo, que la ayuda de los duendes venía de maravilla en otros títulos, o que los eventos fueran más jugables. Aquí en Pioneers of Olive Town hay algunos que tan solo son secuencias animadas y ni rastro de tomar el control del personaje. No es siempre así, como decimos, cambia en diferentes eventos.

También que hayan retirado el matrimonio entre dos personas del mismo sexo (aunque hay una opción parecida) cuando en Friends of Mineral Town sí estaba. Son cositas aquí y allá que bueno, pueden gustar o no.

Para rematar, el videojuego cuenta con una característica online; la visita de otros jugadores a tu ciudad. Aunque no como esperáis puesto que se trata de copias de otros jugadores que controla la IA del juego. Se puede hablar con ellos pero no dicen nada interesante. En las pantallas de carga, además, podemos ver instantáneas tomadas por otros jugadores, por lo que te puedes esperar desde animaladas hasta escenas de lo más bellas.

Lo chibi se mezcla con lo realista

En el apartado gráfico estamos seguros que no dejará indiferente a nadie. El diseño de todo lo que se ve en pantalla es precioso, con una paleta de colores llamativa pero no excesiva. Las puestas de sol, por ejemplo, son maravillosas, así como el paso de las estaciones en Villa Oliva. La dirección artística se ha esforzado en combinar a la perfección personajes y edificios de apariencia real con simpáticos animales de aspecto chibi. La mezcla, como decimos, es bastante convincente y creemos que os gustará a muchos de vosotros.

No obstante el videojuego tiene problemas para mover con soltura la tasa de imágenes a partir de cierto punto. Y es que cuando en pantalla se acumula muchos hierbajos, cultivos, animales, máquinas u otros elementos, la velocidad de imágenes se reduce exageradamente. Incluso se nos ha llegado a congelar la imagen en algún momento. Para que esto no destruya el ritmo de la partida hay que esperar de uno a tres segundos que el escenario se cargue correctamente, pero lo cierto es que sigue molestando un poco. En un juego donde el tiempo es vital, termina afeando el producto.

Story of Seasons: Pioneers of Olive Town sale al mercado con tres parches que se han ido liberando desde su lanzamiento en Japón el mes pasado y éstos han mejorado bastante la experiencia de juego. En nuestras primeras impresiones, por ejemplo, no se había aplicado aún la actualización 1.0.3 y los tiempos de carga al viajar a la ciudad o a la granja eran desesperantes. Ahora se han reducido a la mitad y aunque siguen siendo algo extensos, son más que aceptables.

Por lo demás, el producto se mueve razonablemente bien a buena resolución tanto con la consola conectada al televisor como en formato portátil. Solo tiene esa pequeña pega comentada más arriba y aún así, los desarrolladores ya han comentado que van a actualizar el videojuego a menudo.

En el tema del sonido nada especialmente reseñable. Las melodías rayan a buen nivel, son pegadizas y ninguna resulta más llamativa que otra. Acompañan a la perfección, que ya es bastante. No hay voces de ningún tipo pero el videojuego llega localizado al castellano. Además lo hace a buen nivel por lo que no hay que preocuparse en exceso de este punto.

CONCLUSIÓN

Story of Seasons: Pioneers of Olive Town es un gran juego de gestión agrícola y social. Quizás el mejor de la saga, con sus más y sus menos. Los desarrolladores han sabido actualizar la jugabilidad y añadir novedades que insuflan aire a una franquicia algo estancada. Este es el paso a seguir para futuras iteraciones. La sensación de exploración y autosuperación es exquisita. Por otra parte, en lo técnico, se tambalea bastante con la pantalla sobrecargada. Por lo demás funciona perfecto tanto en formato sobremesa como en portátil. Un título muy a tener en cuenta.

LO MEJOR

  • El pulido de las mecánicas de juego.
  • La sensación de exploración y autosuperación.
  • Poder personalizar al completo nuestra granja.
  • Tiene un ritmo de juego muy bueno.
  • Su sistema de artesanía, mejorado y muy satisfactorio.

LO PEOR

  • Las líneas de texto de los olivenses son bastante genéricas y malas.
  • Petardea con una granja sin muchos cultivos o máquinas funcionando.
  • Algunos tiempos de carga ligeramente excesivos.
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.